Los ecologistas alemanes quieren que el estado pague prostitutas a los necesitados natalia ferrari p

los ecologistas alemanes quieren que el estado pague prostitutas a los necesitados natalia ferrari p

Los conservadores estadounidenses no quieren al Estado Asistencia- lista ni la excesiva regulación de los negocios pero gustan del poder que se ejerce en nombre del nacionalismo, militarismo, las políticas "pro-familia", y las invasiones a libertad personal y privacidad. En el período posterior al. Testimonios prostitutas los ecologistas alemanes quieren que el estado pague prostitutas a los neces.

La formación política ecologista pretende. Videos Los Verdes alemanes rechazan formar coalición con Merkel Los ecologistas alemanes quieren que el estado pague prostitutas a los necesitados sons of anarchy p - prostitutas totana Sin embargo, a menos que sean pro-mercado, pro-propiedad privada, no tienen ninguna base para oponerse a la situación, ya que el Estado es simplemente el organismo institucionalizado de agresión contra los derechos de propiedad privada.

Esto es, en manos o en propiedad privada de empresas bajo un régimen de competencia y de libre acceso para la prestación o suministro de cualquier servicio pacífico financiado voluntariamente incluida la ley y la seguridad.

Las autoridades de Utah acusaron a Hill de robar y asesinar a un almacenero. Lamar Odom, el exesposo de Khloé Kardashian, fue encontrado inconsciente este martes en un burdel de Falta: Los ecologistas alemanes quieren que el Estado pague prostitutas a los necesitados Polémica propuesta del Partido Verde bynd. La formación política ecologista Falta: Los ecologistas alemanes quieren que el estado pague prostitutas a los necesitados sons of anarchy p Prostitutas de lujo en murcia prostitutas sexys xxx Scorpion 2x24 - Stan Lees Lucky Man 1x05 - La película fue explícitamente concebida como un contrapeso para las representaciones negativas del anarquismo y los anarquistas que colonizaron el inconsciente norteamericano: Usualmente considerada una ideología de extrema izquierda, el anarquismo siempre ha incluido una importante fuerza del individualismo radical, desde el hiperracionalismo de Godwin, al egoísmo de Stirner, a los libertarios y anarcocapitalistas de hoy en día.

Escorts y putas a domicilio en Zaragoza: Entre ellos, el ataque a las tierras comunales y una decisiva intervención del estado instigada por el Banco Mundial en la reproducción de la fuerza de trabajo, con el objetivo de regular las tasas de procreación y, en este caso, reducir el tamaño de una población que era considerada demasiado exigente e indisciplinada desde el punto de vista de su inserción propugnada en la economía global.

Junto a esas políticas, llamadas de forma adecuada con el nombre de Guerra contra la indisciplina, fui también testigo de la instigación de una campaña misógina que denunciaba la vanidad y las excesivas demandas de las mujeres y del desarrollo de un Un debate que tocaba todos los aspectos de la reproducción de la fuerza de trabajo: En este contexto, mi trabajo sobre la transición adquirió un nuevo sentido.

En Nigeria comprendí que la lucha contra el ajuste estructural formaba parte de una larga lucha contra la privatización y el cercamiento, no sólo de las tierras comunales sino también de las relaciones sociales, que data de los orígenes del capitalismo en Europa y América en el siglo XVI. Para los impulsores del desarrollo, las agencias multinacionales y los inversores extranjeros, éste era y sigue siendo el problema de lugares como Nigeria.

Pero para mí fue una gran fuente de fortaleza, en la medida en que demostraba que, a nivel mundial, todavía existen fuerzas extraordinarias que enfrentan la imposición de una forma de vida concebida exclusivamente en términos capitalistas. La fortaleza que obtuve, también estuvo vinculada a mi encuentro con Mujeres en Nigeria [Women in Nigeria, WIN], la primera organización feminista de ese país, que me permitió entender mejor las luchas que las mujeres nigerianas han llevado adelante para defender sus recursos y rechazar el nuevo modelo patriarcal que se les impone, ahora promovido por el Banco Mundial.

A fines de la crisis de la deuda había alcanzado a las instituciones académicas y, como ya no podía mantenerme, abandoné Nigeria en cuerpo aunque no en espíritu.

La preocupación por los ataques efectuados contra el pueblo nigeriano nunca me abandonó. De este modo, el deseo de volver a estudiar la transición al En un principio, había leído los sucesos nigerianos a través del prisma de la Europa del siglo XVI. Al regresar, también comencé a enseñar en un programa interdisciplinario en el que debía hacer frente a un tipo distinto de cercamiento: Preservar esta memoria es crucial si hemos de encontrar una alternativa al capitalismo.

En primer lugar, un deseo de repensar el desarrollo del capitalismo desde un punto de vista feminista, evitando las limitaciones de una historia de las mujeres separada del sector masculino de la clase trabajadora. El estudio de la transición al capitalismo tiene una larga historia, que no por casualidad coincide con la de los principales movimientos políticos de este siglo. Historiadores marxistas como Maurice Dobb, Rodney Hilton y Christopher Hill revisitaron la transición en los años cuarenta y cincuenta, después de los debates generados por la consolidación de la Unión Soviética, la emergencia de los estados socialistas en Europa y en Asia y lo que en ese momento aparecía como la inminente crisis capitalista.

La transición fue, de nuevo, revisitada en por los teóricos tercermundistas Samir Amin, André Gunder Frank , en el contexto de los debates del momento sobre el neo-colonialismo, el subdesarrollo y el intercambio desigual entre el Primer y el Tercer mundo. La segunda motivación de este libro ha sido, con la nueva expansión de las relaciones capitalistas, el retorno a nivel mundial de un conjunto de fenómenos que usualmente venían asociados a la génesis del capitalismo.

De qué manera se relacionan la expropiación y la pauperización con el permanente ataque contra las mujeres? Qué podemos aprender acerca del despliegue capitalista, pasado y presente, cuando es examinado desde una perspectiva feminista? Cada uno de estos conceptos hace referencia a un marco conceptual que sirve de punto de referencia para este trabajo: La acumulación originaria es un término usado por Marx en el Tomo I de El Capital con el fin de caracterizar el proceso político en el que se sustenta el desarrollo de las relaciones capitalistas.

Su importancia yace, especialmente, en el hecho de que Marx trate la acumulación originaria como un proceso fundacional, lo que revela las condiciones estructurales que hicieron posible la sociedad capitalista.

Esto nos permite leer el pasado como algo que sobrevive en el presente, una consideración esencial para el uso del término en este trabajo. Si Marx examina la acumulación originaria desde el punto de vista del proletariado asalariado de sexo masculino y el desarrollo de la producción de mercancías, yo la examino desde el punto de vista de los cambios que introduce en la posición social de las mujeres y en la producción de la fuerza de trabajo. También suponía que la violencia que había presidido las primeras fases de la expansión capitalista retrocedería con la maduración de las relaciones capitalistas; a partir de ese momento la explotación y el disciplinamiento del trabajo serían logradas fundamentalmente a través del funcionamiento de las leyes económicas Marx, [] , T.

En esto estaba profundamente equivocado. Esta historia enseña que, aun cuando los hombres alcanzaron un cierto grado formal de libertad, las mujeres siempre fueron tratadas como seres socialmente inferiores, explotadas de un modo similar a formas de esclavitud. Mujeres, entonces, en el contexto de este libro, significa no sólo una historia oculta que necesita hacerse visible, sino una forma particular de explotación y, por lo tanto, una perspectiva especial desde la cual reconsiderar la historia de las relaciones capitalistas.

Este proyecto no es nuevo. Desde el comienzo del Movimiento Feminista las mujeres han vuelto una y otra vez sobre la transición al capitalismo, aun cuando no siempre lo hayan reconocido. Entre éstos estaban los ensayos de Joan Kelly sobre el Renacimiento y las Querelles des femmes.

The Death of Nature [Querelles des femmes. A Social History of Barbados [Rebeldes naturales. Esta producción académica ha confirmado que la reconstrucción de la historia de las mujeres o la mirada de la historia desde un punto de vista femenino implica una redefinición de las categorías históricas aceptadas, que visibilice las estructuras ocultas de dominación y explotación.

De este modo, el ensayo de Kelly, Did Women have a Renaissance? En este proceso, el libro aborda una serie de preguntas históricas y metodológicas que han estado en el centro del debate sobre la historia de las mujeres y de la teoría feminista.

Las académicas feministas han desarrollado un esquema que arroja bastante luz sobre la cuestión. Se defiende también que la caza de brujas estaba arraigada en las transformaciones sociales que acompañaron el surgimiento del capitalismo. Sin embargo, es conveniente demostrar que la persecución de las brujas al igual que la trata de esclavos y los cercamientos constituyó un aspecto central de la acumulación y la formación del proletariado moderno, tanto en Europa como en el Nuevo Mundo.

Si es cierto que en la sociedad capitalista la identidad sexual se convirtió en el soporte específico de las funciones del trabajo, el género no debería ser considerado una realidad puramente cultural sino que debería ser tratado como una especificación de las relaciones de clase. Para decirlo de otra manera: Desde los comienzos del Movimiento de Mujeres, las activistas y teóricas feministas han visto el concepto de cuerpo como una clave para comprender las raíces del dominio masculino y de la construcción de la identidad social femenina.

En particular, las feministas han sacado a la luz y han denunciado las estrategias y la violencia por medio de las cuales los sistemas de explotación, centrados en los hombres, han intentado disciplinar y apropiarse del cuerpo femenino, poniendo de manifiesto que los cuerpos de las mujeres han constituido los principales objetivos lugares privilegiados para el despliegue de las técnicas de poder y de las relaciones de poder.

Efectivamente, la enorme cantidad de estudios feministas que se han producido desde principios de los años setenta acerca del control ejercido sobre la función reproductiva de las mujeres, los efectos de las violaciones y el maltrato y la imposición de la belleza como una condición de aceptación social, constituyen una enorme contribución al discurso sobre el cuerpo en nuestros tiempos, y señalan la errónea percepción, tan frecuente entre los académicos, que atribuye su descubrimiento a Michel Foucault.

Sin embargo, eslóganes como recuperar la posesión del cuerpo o hacer hablar 3. No sorprende que la valoración del cuerpo haya estado presente en casi toda la literatura de la segunda ola del feminismo del siglo XX, tal y como ha sido caracterizada la literatura producida por la revuelta anticolonial y por los descendientes de los esclavos africanos. Jóvenes, diría que [ ] ustedes nunca han hecho un descubrimiento de cierta importancia.

Nunca han hecho temblar a un imperio o conducido un ejército a la batalla. Las obras de Shakesperare no son suyas [ ] Qué excusa tienen? Sin él, esos mares no serían navegados y esas tierras fértiles serían un desierto.

Hemos alzado y criado y enseñado, tal vez hasta la edad de seis o siete, a los mil seiscientos veintitrés millones de seres humanos que, de acuerdo a las estadísticas, existen, algo que, aun cuando algunas hayan tenido ayuda, requiere tiempo Woolf, Esta capacidad de subvertir la imagen degradada de la feminidad, que ha sido construida a través de la identificación de las mujeres con la naturaleza, la materia, lo corporal, es la potencia del discurso feminista sobre el cuerpo que trata de desenterrar lo que el control masculino de nuestra realidad corporal ha sofocado.

Sin embargo, es una ilusión concebir la liberación femenina como un retorno al cuerpo. Esta tesis se verifica también para los hombres. La descripción de un trabajador que se siente a gusto sólo en sus funciones corporales hecha por Marx ya intuía este hecho. Marx, sin embargo, nunca expuso la magnitud del ataque al que el cuerpo masculino estaba sometido con el advenimiento del capitalismo. A Timely Project Por su parte, las feministas han acusado al discurso de Foucault sobre la sexualidad de omitir la diferenciación sexual, al mismo tiempo que se apropiaba de muchos saberes desarrollados por el Movimiento Feminista.

Esta crítica es bastante acertada. Así, el Poder que produce al cuerpo aparece como una entidad autosuficiente, metafísica, ubicua, desconectada de las relaciones sociales y económicas, y tan misteriosa en sus variaciones como un Fuerza Motriz divina. Con respecto al enfoque feminista, nuestro primer paso debe ser documentar las condiciones sociales e históricas bajo las cuales el cuerpo se tornado elemento central y esfera de actividad definitiva para la constitución de la feminidad.

En este sentido, 5. En cuanto a la teoría de Foucault, la historia de la acumulación originaria ofrece muchos contraejemplos, demostrando que sólo puede defenderse al precio de realizar omisiones históricas extraordinarias. De haber sido incluidas, sin lugar a dudas hubieran inspirado otras conclusiones. Foucault registra la mutación suponemos que en la Europa del siglo XVIII desde un tipo de poder construido sobre el derecho de matar, hacia un poder diferente que se ejerce a través de la administración y promoción de las fuerzas vitales, como el crecimiento de la población.

Pero no ofrece pistas sobre sus motivaciones. Sin embargo, si ubicamos esta mutación en el contexto del surgimiento del capitalismo el enigma se desvanece: También podemos observar que la promoción del crecimiento poblacional por parte del estado Para concluir, lo que Foucault habría aprendido si en su Historia de la sexualidad hubiera estudiado la caza de brujas en lugar de concentrarse en la confesión pastoral, es que esa historia no puede escribirse desde el punto de vista de un sujeto universal, abstracto, asexual.

No es casualidad que su ejemplo histórico originario haya sedimentado estrategias que ante cada gran crisis capitalista han sido relanzadas, de diferentes maneras, con el fin de abaratar el coste del trabajo y esconder la explotación de las mujeres y los sujetos coloniales. El trabajo muerto es el trabajo ya realizado que queda objetivado en los medios de producción. No sorprende, entonces, que la violencia a gran escala y la esclavitud hayan estado a la orden del día, del mismo modo en que lo estaban en el periodo de transición, con la diferencia de que hoy los conquistadores son los oficiales del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, que todavía predican sobre el valor de un centavo a las mismas poblaciones a las que las potencias mundiales dominantes han robado y pauperizado durante siglos.

También la feminización de la pobreza que ha acompañado la difusión de la globalización adquiere un nuevo significado cuando recordamos que éste fue el primer efecto del desarrollo del capitalismo sobre las vidas de las mujeres. El capitalismo debe justificar y mistificar las contradicciones incrustadas en sus relaciones sociales la promesa de libertad frente a la realidad de la coacción generalizada y la promesa de prosperidad frente a la realidad de la penuria generalizada denigrando la naturaleza de aquéllos a quienes explota: En el corazón del capitalismo no sólo encontramos una relación simbiótica entre el trabajo asalariado-contractual y la esclavitud sino también, y en relación con ella, podemos detectar la dialéctica que existe entre acumulación y destrucción de la fuerza de trabajo, Resulta, por lo tanto, imposible asociar el capitalismo con cualquier forma de liberación o atribuir la longevidad del sistema a su capacidad de satisfacer necesidades humanas.

Si el capitalismo ha sido capaz de reproducirse, ello sólo se debe al entramado de desigualdades que ha construido en el cuerpo del proletariado mundial y a su capacidad de globalizar la explotación. La diferencia radica en que hoy en día la resistencia al capitalismo también ha alcanzado una dimensión global. Mujer llevando una canasta de espinacas. En la Edad Media las mujeres a menudo cultivaban huertas donde plantaban hierbas medicinales.

Su conocimiento de las propiedades de las hierbas es uno de los secretos que han sido transmitidos de generación en generación. Sólo que su forma ha cambiado. Pero el cambio en las condiciones de explotación no es insignificante [ ] Lo que importa es la historia, el deseo de liberación [ ] Pierre Dockes, Medieval Slavery and Liberation, Introducción Una historia de las mujeres y de la reproducción en la transición al capitalismo debe comenzar con las luchas que libró el proletariado medieval pequeños agricultores, artesanos, jornaleros contra el poder feudal en todas sus formas.

Desde la perspectiva estratégica de esta lucha, se puede observar que el capitalismo no fue el producto de un desarrollo evolutivo que sacaba a la luz fuerzas que estaban madurando en el vientre del antiguo orden. El capitalismo fue la respuesta de los señores feudales, los mercaderes patricios, los obispos y los papas a un conflicto social secular que había llegado a hacer temblar su poder y que realmente produjo una gran sacudida mundial. Éstos no fueron insignificantes.

En la lucha anti-feudal encontramos el primer indicio de la existencia de un movimiento de base de mujeres opuesto al orden establecido, lo que contribuye a la construcción de modelos alternativos de vida comunal en la historia europea.

Combinadas con el rechazo al trabajo de servidumbre y a las relaciones comerciales, estas formas conscientes de trasgresión social construyeron una poderosa alternativa ya no sólo al feudalismo sino también al orden capitalista que estaba reemplazando al feudalismo, demostrando que otro mundo era posible, lo que nos alenta a preguntarnos por qué no se desarrolló.

Este capítulo busca respuestas a dicha pregunta, al tiempo que examina los modos en que se redefinieron las relaciones entre las mujeres y los hombres y la reproducción de la fuerza de trabajo, en oposición al régimen feudal.

Es necesario también recordar que las luchas sociales de la Edad Media escribieron un nuevo capítulo en la historia de la liberación. En su mejor momento, exigieron un orden social igualitario ba- Estas reivindicaciones continuaron siendo utopías. Sin embargo, los intentos del proletariado medieval de poner el mundo patas arriba deben ser tenidos en cuenta: Campesinos preparando la tierra para sembrar. El acceso a la tierra era la base del poder de los siervos.

La servidumbre se desarrolló en Europa entre los siglos V y VII, en respuesta al desmoronamiento del sistema esclavista sobre el cual se había edificado la economía de la Roma imperial. Fue el resultado de dos fenómenos relacionados entre sí. Así, mientras la esclavitud nunca fue 1.

El mejor ejemplo de sociedad cimarrona fueron los bacaude que ocuparon la Galia alrededor del año a. Vale la pena recordar su historia. Eran campesinos y esclavos libres que, exasperados por las penurias que habían sufrido debido a las disputas entre los aspirantes al trono romano, deambulaban sin rumbo fijo, armados con herramientas de cultivo y caballos robados, en bandas errantes de ahí su nombre banda de combatientes Randers-Pehrson, La gente de las ciudades se les unía y formaban comunidades autogobernadas, en las que acuñaban monedas con la palabra Esperanza escrita en su cara, elegían líderes y administraban justicia.

Derrotados en campo abierto por Maximiliano, correligionario del emperador Diocleciano, se volcaron a la guerra de guerrillas para reaparecer con fuerza en el siglo V, cuando se convirtieron en el objetivo de reiteradas acciones militares.

En el año d. El emperador Constantino los derrotó en la batalla de Armorica Bretaña Ibídem: Los esclavos rebeldes y campesinos [habían] creado una organización estatal autónoma, expulsando a los oficiales romanos, expropiando a los terratenientes, reduciendo a esclavos a quienes poseían esclavos y [organizando] un sistema judicial y un ejército Dockes, A pesar de los numerosos intentos de reprimirlos, los bacaude nunca fueron completamente derrotados.

Constantino retiró a los visigodos de España y les hizo generosas donaciones de tierra en la Galia, esperando que ellos pusieran a los bacaude bajo control. Incluso los hunos fueron reclutados para perseguirlos Renders-Pehrson, Pero nuevamente encontramos a los bacaude luchando con los visigodos y los alanos contra el avance de Atila. De este modo durante tres siglos desde el siglo IX hasta el XI , campesino rusticus, villanus sería sinónimo de siervo servus Pirenne, En tanto relación de trabajo y estatuto jurídico, la servidumbre era una pesada carga.

Los siervos estaban atados a los terratenientes; sus personas y posesiones eran propiedad de sus amos y sus vidas estaban reguladas en todos los aspectos por la ley del feudo. En los feudos, los siervos estaban sometidos a la ley del señor, pero sus transgresiones eran juzgadas a partir de acuerdos consuetudinarios de usos y costumbres y, con el tiempo, incluso de un sistema de jurado constituido por pares. A cambio del trabajo que estaban obligados a realizar en la tierra del señor la demesne , los siervos recibían una parcela de tierra mansus o hide 3 que podían utilizar para mantenerse y dejar a sus hijos como una verdadera herencia, simplemente pagando una deuda de sucesión Boissonnade, Demesne, mansus y hide eran términos usados en el derecho medieval inglés.

Si bien es cierto que el señor podía expulsar de la tierra a los siervos rebeldes, esto raramente ocurría, dadas las dificultades para reclutar nuevos trabajadores en una economía bastante cerrada y por la naturaleza colectiva de las luchas campesinas. Es por esto que como apuntó Marx en el feudo, la explotación del trabajo siempre dependía del uso directo de la fuerza.

Con el tiempo, los siervos comenzaron a sentir como propia la tierra que ocupaban y a considerar intolerables las restricciones a su libertad que la aristocracia les imponía. La tierra es de quienes la trabajan la misma demanda que resonó a lo largo del siglo XX, desde las revoluciones mexicana y rusa hasta las luchas de nuestros días contra la privatización de la tierra es ciertamente un grito de batalla que los siervos medievales hubieran reconocido como propio.

Sin embargo, la fuerza de los siervos provenía del hecho de que el acceso a la tierra era para ellos una realidad. Con el uso de la tierra también apareció el uso de los espacios comunes 5 praderas, bosques, lagos, pastos que proporcionaban 4. Marx se refiere a esta cuestión en el Tomo III de El Capital, cuando compara la economía de la servidumbre con las economías esclavista y capitalista.

La expresión inglesa commons ha adquirido, con el uso, la condición de sustantivo. De hecho, en el norte de Italia el control sobre estos recursos sirvió de base para el desarrollo de administraciones autónomas comunales Hilton, En realidad, su ejemplo nos recuerda que ni el comunalismo ni el localismo pueden garantizar las relaciones igualitarias, a menos que la comunidad controle sus medios de subsistencia y todos sus miembros tengan igual acceso a los mismos.

No era éste el caso de los siervos y de los feudos. Tal y como se deduce de una vasta documentación proveniente de todos los países de Europa occidental, existían muchas diferencias sociales entre los campesinos libres y los campesinos con un estatuto servil, entre campesinos ricos y pobres, entre aquéllos que tenían seguridad en la tenencia de la tierra y los jornaleros sin tierra que trabajaban por un salario en la demesne del señor, así como también entre mujeres y hombres. Varios autores han contribuido a la discusión acerca de la permanencia de la acumulación originaria en términos de enclosure cercamiento de los commons.

Para una discusión sobre la importancia de los bienes y derechos comunes en Inglaterra, véase Joan Thrisk , Jean Birrell y J. Para una discusión sobre la estratificación del campesinado europeo, véase R. Tal vez sea éste el motivo por el cual sus nombres son rara vez mencionados en las crónicas de los feudos, con excepción de los archivos de las cortes en los que se registraban las infracciones de los siervos. Sin embargo, las siervas eran menos dependientes de sus parientes de sexo masculino, se diferenciaban menos de ellos física, social y psicológicamente y estaban menos subordinadas a sus necesidades de lo que luego lo estarían las mujeres libres en la sociedad capitalista.

La dependencia de las mujeres con respecto a los hombres en la comunidad servil estaba limitada por el hecho de que sobre la autoridad de sus maridos y de sus padres prevalecía la de sus señores, quienes se declaraban en posesión de la persona y la propiedad de los siervos y trataban de controlar cada aspecto de sus vidas, desde el trabajo hasta el matrimonio y la conducta sexual.

El señor mandaba sobre el trabajo y las relaciones sociales de las mujeres, al decidir, por ejemplo, si una viuda debía casarse nuevamente y quién debía ser su esposo. En algunas regiones reivindicaban incluso el derecho de ius primae noctis el derecho de acostarse con la esposa del siervo en la noche de bodas. La autoridad de los siervos varones sobre sus parientas también estaba , y J. Es de especial importancia la distinción entre libertad personal y libertad de tenencia.

La primera significaba que un campesino no era un siervo, a pesar de que él o ella todavía tuvieran que proveer servicios laborales. Así, encontramos campesinos libres liberi en posesión de tierra villana y encontramos villanos villani, nativi en posesión vitalicia de tierras, aunque ambos casos son raros y ambos estaban mal considerados Titow, En la aldea feudal no existía una separación social entre la producción de bienes y la reproducción de la fuerza de trabajo; todo el trabajo contribuía al sustento familiar.

Si tenemos también en consideración que en la sociedad medieval las relaciones colectivas prevalecían sobre las familiares, y que la mayoría de las tareas realizadas por las siervas lavar, hilar, cosechar y cuidar los animales en los campos comunes eran realizadas en cooperación con otras mujeres, nos damos cuenta de que la división sexual del trabajo, lejos de ser una fuente de aislamiento, constituía una fuente de poder y de protección para las mujeres.

Era la base de una intensa socialidad y solidaridad femenina que 9. Hanawalt ve la relación matrimonial medieval entre campesinos como una sociedad.

Sobre la contribución de las mujeres al trabajo agrícola y al control del excedente de productos alimenticios, véase Shahar Y sobre la contribución extralegal de las mujeres a sus hogares, B. Como indican los archivos de las cortes señoriales inglesas, la aldea medieval era el escenario de una lucha cotidiana Hilton, En algunas ocasiones se alcanzaban momentos de gran tensión, como cuando los aldeanos mataban al administrador o atacaban el castillo de su señor.

Ésta es la limitación de algunos de los estudios en otro sentido excelentes producidos en años recientes sobre las mujeres en la Edad Media por parte de una nueva generación de historiadoras feministas. El objetivo principal de los siervos era preservar su excedente de trabajo y sus productos, al tiempo que ensanchaban la esfera de sus derechos económicos y jurídicos.

Estos dos aspectos de la lucha servil estaban estrechamente ligados, ya que muchas obligaciones surgían del estatuto legal de los siervos. Así, en la Inglaterra del siglo XIII, tanto en los feudos laicos como en los religiosos, los campesinos varones eran multados frecuentemente por declarar que no eran siervos sino hombres libres, un desafío que podía acabar en un enconado litigio, seguido incluso por la apelación a la corte real Hanawalt, a: Los campesinos también eran multados por rehusar a hornear su pan en el horno de los señores, o a moler sus granos o aceitunas en sus molinos, lo que les permitía evitar los onerosos impuestos que les imponían por el uso de estas instalaciones Bennett, A mediados del siglo XIII, hay pruebas de una deserción masiva de los servicios laborales Titow en el caso de los campesinos bajo servidumbre: No es difícil ver por qué el aspecto personal del villanaje sería eclipsado, en la mente de los campesinos, por el problema de los servicios laborales [ De aquí la necesidad de los señores de ejercer una vigilancia constante y estrecha, de la que esta recomendación da prueba: La obligación de proveer servicios militares en tiempos de guerra también era objeto de una fuerte resistencia.

Tal y como relata H. Bennett, en las aldeas inglesas siempre era necesario recurrir a la fuerza para el reclutamiento y los comandantes medievales rara vez lograban retener a sus hombres en la guerra, pues los alistados, después de asegurarse su paga, desertaban en cuanto aparecía la primera oportunidad. Ejemplo de esto son los registros A veces no uno sino un grupo entero faltaba y dejaba los cultivos del señor sin recoger.

Otra fuente de conflicto provenía del uso de las tierras no cultivadas, incluidos los bosques, lagos y montañas que los siervos consideraban propiedad colectiva. Podemos ir a los bosques [ ] declaraban los siervos en una crónica inglesa de mediados del siglo XII y tomar lo que queramos, tomar peces de la laguna y cazar en los bosques; haremos lo que sea nuestra voluntad en los bosques, las aguas y las praderas Hilton, Éstas incluían la manomorta un impuesto que el señor recaudaba cuando un siervo moría , la mercheta un impuesto al matrimonio que aumentaba cuando un siervo se casaba con alguien de otro feudo , el heriot un impuesto de herencia que pagaba el heredero de un siervo fallecido por el derecho de obtener acceso a su propiedad, que generalmente consistía en el mejor animal del difunto y, el peor de todos, el tallage, una suma de dinero decidida arbitrariamente que los señores podían exigir a voluntad.

Finalmente, aunque no menos significativo, el diezmo era un décimo del ingreso del campesino para el clero, que generalmente recogían los señores en nombre de aquéllos. En consecuencia, eran enérgicamente rechazados. Un caso típico fue la actitud de los siervos de los monjes de Dunstable, quienes, en , declararon que preferían ir al infierno antes que ser derrotados De manera similar, en los siervos de Hedon, una aldea de Yorkshire, hicieron saber que, si no se abolía el tallage, preferían irse a vivir a las ciudades vecinas de Revensered y Hull que diponen de buenos puertos que crecen diariamente y no tienen tallage ibídem: Éstas no eran amenazas en vano.

Desgana, disimulo, falsa docilidad, ignorancia fingida, deserción, hurtos, contrabando, rateo [ ] Scott, Estas formas de resistencia cotidiana, tenazmente continuadas durante años, abundaban en la aldea medieval y sin ellas no resulta posible ninguna descripción adecuada de las relaciones de clase. Esto puede explicar la meticulosidad con que las cargas serviles se especificaban en las crónicas de los feudos: Por ejemplo, con frecuencia [las crónicas feudales] no dicen simplemente que un hombre debe arar, sembrar y escarificar un acre de la tierra del señor.

Dicen que debe labrarlo con tantos bueyes como tenga en su arado, escarificarlo con su propio caballo y costal [ La distinción entre pueblo y ciudad no siempre es clara. La gallina es colocada luego frente a una verja o puerta; si cuando se la asusta tiene suficiente fuerza para volar o abrirse paso, el administrador debe aceptarla, goza de buena salud. De nuevo, un pichón de ganso debe aceptarse si es lo suficientemente maduro para arrancar pasto sin perder el equilibrio y caer sentado vergonzosamente.

Los derechos y obligaciones estaban regulados por costumbres, pero su interpretación también era objeto de muchas disputas. Libertad y división social En términos políticos, la primera consecuencia de las luchas serviles fue la concesión de privilegios y fueros que fijaban las cargas y aseguraban un elemento de autonomía en la administración de la Estos fueros estipulaban las multas que las cortes feudales debían imponer y establecían reglas para los procedimientos judiciales, eliminando o reduciendo la posibilidad de arrestos arbitrarios y otros abusos Hilton, También aliviaban la obligación de los siervos de alistarse como soldados y abolían o fijaban el tallage.

Con frecuencia otorgaban la libertad de tener un puesto, es decir, de vender bienes en el mercado local y, menos frecuentemente, el derecho a enajenar la tierra. Entre y , sólo en Lorena, se concedieron fueros ibídem: Para los campesinos acaudalados que en posesión de grandes extensiones de tierra podían ganar suficiente dinero como para comprar su sangre y emplear a otros trabajadores, la sustitución debe ser considerada como un gran paso en el camino hacia la independencia económica y personal, en la misma medida en que los señores disminuían su control sobre los arrendatarios cuando éstos ya no dependían directamente de su trabajo.

Obligados a pagar sus obligaciones en dinero, contrajeron deudas crónicas, pidiendo prestado a cuenta de futuras cosechas, un proceso que finalmente hizo Como escribe Bronislaw Geremek La sustitución también hizo posible que los arrendatarios libres emplearan y explotaran a otros trabajadores, de tal manera que, en un desarrollo posterior, promovió el crecimiento III, y sig.

Pero sus efectos fueron destructivos y excluyentes. El dinero y el mercado comenzaron a dividir al campesinado al transformar las diferencias de ingresos en diferencias de clase y al producir una masa de pobres que sólo podían sobrevivir gracias a donaciones periódicas Geremek, El ataque al que fueron sometidos los judíos a partir del siglo XII y el sostenido deterioro de su estatuto legal y social en ese mismo periodo deben también atribuirse a la creciente influencia del dinero.

De hecho, existe una correlación reveladora entre, por un lado, el desplazamiento de judíos por competidores cristianos, como prestamistas de reyes, papas y el alto clero y, por otro, las nuevas reglas de discriminación por ejemplo, el uso de ropa distintiva que fueron adoptadas por el clero en su contra, así como también su expulsión de Inglaterra y Francia.

Las mujeres, en todas las clases, también se vieron afectadas, de un modo muy negativo. La creciente comercialización de la vida re- En las ciudades comerciales italianas, las mujeres perdieron su derecho a heredar un tercio de la propiedad de su marido la tertia. Aquí, la mayoría vivía en condiciones de pobreza, haciendo trabajos mal pagados como sirvientas, vendedoras ambulantes, comerciantes con frecuencia multadas por no tener licencia , hilanderas, miembros de los gremios menores y prostitutas.

Las leyes de las ciudades no liberaban a las mujeres; pocas podían afrontar el coste de la libertad ciudadana, tal y como eran llamados los privilegios vinculados a la vida en la ciudad. Pero en la ciudad, la subordinación de las mujeres a la tutela masculina era menor, ya que ahora podían vivir solas, o como cabezas de familia con sus hijos, o podían formar nuevas comunidades, frecuentemente compartiendo la vivienda con otras mujeres.

En los pueblos medievales, las mujeres trabajaban como herreras, carniceras, panaderas, candeleras, som- En las ciudades, las mujeres no sólo sufrían pobreza sino también distanciamiento de los familiares, lo que las hacía vulnerables al abuso Hughes, En Frankfurt, había aproximadamente ocupaciones en las que participaban entre y mujeres Williams y Echols, En Inglaterra, setenta y dos de los ochenta gremios incluían mujeres entre sus miembros.

Algunos gremios, incluido el de la industria de la seda, estaban controlados por ellas; en otros, el porcentaje de trabajo femenino era tan alto como el de los hombres. Doctoras, así como parteras y sage femmes, predominaban en obstetricia, ya sea pagadas por los gobiernos urbanos o manteniéndose con la compensación que recibían de sus pacientes. Cohn, ; en las ordenanzas de las ciudades que regulaban la prostitución Henriques, y, sobre todo, en los movimientos populares, especialmente en el de los heréticos.

Luego veremos el papel que jugaron en los movimientos heréticos. Bennett ; David Herlihy ; y Williams y Echols Mujeres albañiles construyendo la pared de una ciudad, siglo XV. Las huellas de la breve aparición de los milenaristas en la escena histórica son escasas, y nos hablan de El movimiento que desencadenó la aparición en Flandes del falso Balduino en y constituye un ejemplo típico de milenarismo. El hombre, un ermitaño, decía ser el popular Balduino IX, que había sido asesinado en Constantinopla en si bien no podía probarse.

Esta gente humilde tejedores, bataneros estrecharon filas a su alrededor, aparentemente convencidos de que les iba a dar plata y oro y de que iba a realizar una reforma social total Volpe, El movimiento de los pastoreaux pastores campesinos y trabajadores urbanos que arrasaron el norte de Francia alrededor de , incendiando y saqueando las casas de los ricos, exigiendo una mejora de su condición 17 y el movimiento de los flagelantes que comenzó en Umbría Italia y se extendió por varios países en , El movimiento de los pastoreaux también fue provocado por los acontecimientos de Oriente, en este caso la captura del rey Luis IX de Francia por los musulmanes, en Egipto, en Hilton, Los pastoreaux reaparecieron en el sur de Francia en la primavera y el verano de , todavía directamente influenciados por la atmósfera de las cruzadas [ ] [No] tuvieron oportunidad de participar en la cruzada en Oriente; en su lugar, usaron sus energías para atacar a las comunidades judías del suroeste de Francia, Navarra y Aragón, muchas veces con la complicidad de los consulados locales, antes de ser barridos o dispersados por los funcionarios reales Barber, La herejía y el milenarismo son frecuentemente tratados como si fueran lo mismo pero, si bien no es posible efectuar una distinción precisa, resulta necesario señalar que existen diferencias significativas entre ambos.

En contraste, los movimientos herejes fueron un intento consciente de crear una sociedad nueva. Las principales sectas herejes tenían un programa social Procesión de flagelantes durante la Peste Negra. No fue casual que, a pesar de la persecución extrema que sufrieron, persistieran durante mucho tiempo y jugasen un papel fundamental en la lucha antifeudal.

Esto se debe, fundamentalmente, a la ferocidad con la que fueron perseguidos por la Iglesia, que no escatimó esfuerzos para borrar toda huella de sus doctrinas. Se convocó a Cruzadas tal y como la dirigida contra los albigenses 18 contra los herejes, de la misma manera que se convocaron Cruzadas para liberar la Tierra Santa de los infieles.

En , el Sínodo de Toulouse estableció que los herejes debían ser identificados y castigados. Los herejes declarados y sus protectores debían ser quemados en la hoguera. La casa donde un hereje era descubierto debía ser destruida y la tierra sobre la que estaba construida debía ser confiscada. Aquéllos que renegaban de sus creencias debían ser emparedados, mientras que aquéllos que reincidieran habían de sufrir el suplicio de la hoguera.

Después, en , Gregorio IX instituyó un tribunal especial con la función específica de erradicar la herejía: En el papa Inocencio IV, con el consenso de los principales teólogos de la época, autorizó el uso de la tortura contra los herejes Vauchez, André Vauchez atribuye el éxito de la Inquisición a su procedimiento. El arresto de sospechosos se preparaba en absoluto secreto. El mismo secreto caracterizaba el proceso de investigación.

A los acusados no se les decían los cargos en su contra y a quienes los denunciaban se les permitía mantener su anonimato. Lea entre otros ha mostrado en su monumental historia de la persecución de la herejía, a pesar de las pocas crónicas disponibles, es posible crear una imagen imponente de sus actividades y credos, así como del papel de la resistencia hereje en las luchas antifeudales Lea, A pesar de tener influencia de las religiones orientales que mercaderes y cruzados traían a Europa, la herejía popular era menos una desviación de la doctrina ortodoxa que un movimiento de protesta que aspiraba a una democratización radical de la vida social.

Brindó un marco a las demandas populares de renovación espiritual y justicia social, desafiando, en su apelación a una verdad superior, tanto a la Iglesia como a la autoridad secular. La herejía denunció las jerarquías sociales, la propiedad privada y la acumulación de riquezas y difundió entre el pueblo una concepción nueva y revolucionaria de la sociedad que, por primera vez en la Edad Media, redefinía todos los aspectos de la vida cotidiana el trabajo, la propiedad, la reproducción sexual y la situación de las mujeres , planteando la cuestión de la emancipación en términos verdaderamente universales.

El movimiento herético proporcionó también una estructura comunitaria alternativa de dimensión internacional, permitiendo a los miembros de las sectas vivir sus vidas con mayor autonomía, al tiempo que se beneficiaban de la red de apoyo constituida por contactos, escuelas y refugios con los que podían contar como ayuda e inspiración en momentos de necesidad.

Efectivamente, no es libres a los sospechosos si daban información sobre sus cómplices y prometían mantener sus confesiones en silencio. De esta manera, cuando los herejes eran arrestados nunca podían saber si alguien de su congregación había hablado en su contra Vauchez, El legado de la Inquisición es una cultura de la sospecha que depende de la acusación anónima y la detención preventiva y trata a los sospechosos como si ya se hubiese demostrado su culpabilidad Mereu, Recordemos aquí la distinción de Friedrick Engels entre las creencias herejes de campesinos y artesanos, asociadas a su oposición a la autoridad feudal, y las de los burgueses, que eran principalmente una protesta contra el clero Engels, En la raíz de la herejía popular estaba la creencia de que Dios ya no hablaba a través del clero debido a su codicia, su corrupción y su escandaloso comportamiento.

Las dos sectas principales se presentaban como las iglesias auténticas. Sin embargo, el reto de los herejes era principalmente político, ya que desafiar a la Iglesia suponía enfrentarse al mismo tiempo con el pilar ideológico del poder feudal, el principal terrateniente de Europa y una de las instituciones que mayor responsabilidad tenía en la explotación cotidiana del campesinado. Hacia el siglo XI, la Iglesia se había convertido en un poder despótico que usaba su pretendida investidura divina para gobernar con mano de hierro y llenar sus cofres haciendo uso de incontables medios de extorsión.

De este modo, la corrupción del clero se hizo proverbial en toda la cristiandad. Las cosas degeneraron hasta tal punto que el clero no enterraba a los muertos, bautizaba o daba absolución de los pecados si no recibía alguna compensación a cambio. En este contexto, la propagación de las doctrinas heréticas no sólo canalizaba el desdén que la gente sentía por el clero, también les daba confianza en sus opiniones e instigaba su resistencia a la explotación clerical.

Bajo la guía del Nuevo Testamento, Igualmente, exhortaban a la gente a que no pagase los diezmos y negaban la existencia del Purgatorio, cuya invención había servido al clero como fuente de lucro por medio de las misas pagadas y la venta de indulgencias.

Campesinos cuelgan a un monje que ha vendido indulgencias. En , cuando los trabajadores textiles de Ypres Flandes se levantaron en armas contra sus empleadores, no sólo fueron colgados por rebeldes sino que también fueron quemados por la Inquisición como herejes N.

También hay documentos que muestran que unas tejedoras fueron amenazadas con ser excomulgadas por no haber entregado a tiempo el producto de su trabajo a los mercaderes o no haber hecho bien su trabajo Volpe, En , para castigar a los arrendatarios que se negaban a pagarle los diezmos, el Obispo de Bremen llamó a una cruzada contra ellos como si se tratara de herejes Lambert, Pero los herejes también fueron perseguidos por las autoridades seculares, desde el Emperador hasta los patricios urbanos, ya que se daban cuenta de que el llamamiento herético a la religión auténtica tenía implicaciones subversivas y cuestionaba los fundamentos de su poder.

La herejía constituía tanto una crítica de las jerarquías sociales y de la explotación económica como una denuncia de la corrupción clerical. Como señala Gioacchino Volpe, el rechazo a todas las formas de autoridad y un fuerte sentimiento anticlerical eran elementos comunes a todas las sectas. Muchos herejes compartían el ideal de la pobreza apostólica 21 y el deseo de regresar a la simple vida comunal que había caracterizado a la iglesia primitiva. La politización de la pobreza, junto al surgimiento de una economía monetaria, introdujeron un cambio decisivo en la actitud de la Iglesia hacia los pobres.

Hasta el siglo XIII, la Iglesia exaltó la pobreza como un estado de santidad y se dedicó a la distribución de limosnas, tratando de convencer a los pueblerinos de que aceptaran su situación y no envidiaran a los ricos. La exaltación de la sancta paupertas santa pobreza también servía para recalcar a los ricos la necesidad de la caridad como medio de salvación. Otros se sustentaban a partir del trabajo manual. Se resolvió en el Encuentro de Bérgamo de con una importante ruptura entre las dos ramas principales del movimiento.

Los valdenses franceses Pobres de Lyon optaron por una vida basada en la limosna, mientras que los de Lombardía decidieron que uno debía vivir de su propio trabajo y formar colectivos de trabajadores o cooperativas congregationes laborantium di Stefano, Los valdenses lombardos conservaron sus pertenencias casas y otras formas de propiedad privada y aceptaron el matrimonio y la vida familiar Little, De esto, Engels sólo nos dice que sus demandas reflejaban el deseo del campesinado y las clases bajas urbanas de terminar con toda opresión feudal Engels, Pero su sorprendente historia es narrada en mayor detalle en The Inquisition of the Middle Ages, de H.

Eran llamados taboritas porque en , cuando los husitas de Praga fueron atacados, siguieron viaje hasta el monte Tabor. Allí fundaron una nueva ciudad que se convirtió en el centro tanto de la resistencia contra la nobleza alemana, como de experimentos comunistas. La historia cuenta que, cuando llegaron de Praga, sacaron unos grandes arcones en los que se le pidió a cada uno que pusiera sus posesiones, para que todas las cosas pudieran ser comunes.

Los taboritas se distinguían de los ultraquistas en que, entre sus objetivos, estaba incluida la independencia de Bohemia y la retención de la propiedad que habían confiscado Lea, Ambos coincidían en los cuatro artículos de fe que unían al movimiento husita frente a enemigos externos: Libre prédica de la Palabra de Dios; II. Comunión [tanto del vino como del pan]; III. Abolición del dominio del clero sobre las posesiones temporales y su retorno a la vida evangélica de Cristo y los apóstoles; IV.

Castigo de todas las ofensas a la ley divina sin excepción de persona o condición. La unidad era muy necesaria. Para sofocar la revuelta de los husitas, en la Iglesia envió un ejército de hombres contra taboritas y ultraquistas.

Cinco veces, escribe Lea, durante , los cruzados invadieron Bohemia y las cinco veces les derrotaron. Pero eso también falló y las ideas husitas continuaron difundiéndose en Alemania, Hungría y los territorios eslavos del sur. Otro ejército de hombres fue lanzado contra ellos en , de nuevo en vano. Lo que, finalmente, destruyó a los taboritas fueron las negociaciones entre la Iglesia y el ala moderada de los husitas. Así, cuando se emprendió otra cruzada contra los husitas, los ultraquistas se unieron a los barones católicos pagados por el Vaticano y exterminaron a sus hermanos en la batalla de Lipania, el 30 de mayo de Ese día taboritas resultaron muertos en el campo de batalla.

Las mujeres del movimiento taborita eran muy activas, al igual que en todos los movimientos herejes. Muchas pelearon en la batalla por Praga en , cuando mujeres taboritas cavaron una trinchera que defendieron con piedras y horquillas Demetz, Tan fuerte era la presuposición de que los opositores a la Iglesia eran abolicionistas, que cada hereje que quería someterse a la Iglesia tenía que afirmar que el poder secular puede, sin cometer el pecado capital, practicar juicios de sangre, con la condición de que castigue con justicia, no por odio, con prudencia, sin precipitación Mergivern, Los bogomilos, movimiento popular nacido entre campesinos cuya miseria física los hizo conscientes de la perversidad de las cosas Spencer, b: Como escribió el presbítero Cosmas en sus sermones contra ellos: Enseñan a su gente a no obedecer a su amos, injurian a los ricos, odian al rey, ridiculizan a los ancianos, condenan a los boyardos, ven como viles ante los ojos de Dios a aquéllos que sirven al rey y prohíben a los siervos trabajar para su patrón.

La herejía tuvo una enorme y larga influencia en el campesinado de los Balcanes. Los bogomilos predicaban en el lenguaje del pueblo y su mensaje fue comprendido por el pueblo [ ] su organización flexible, sus atractivas soluciones al problema del mal y su compromiso con la protesta social hicieron al movimiento virtualmente indestructible Browning, A los bogomilos se los asociaba fundamentalmente con los pueblos de la región que hoy ocupa Bulgaria.

Las mujeres tenían un lugar importante en las sectas. Algunos desdeñaban la importancia que la Iglesia le asignaba a la castidad, argumentando que implicaba una sobrevaloración del cuerpo. Así, irónicamente, los herejes eran perseguidos tanto por libertinos como por ser ascetas extremos.

Se sabe que en la sociedad medieval, debido a la escasa disponibilidad de tierra y a las restricciones proteccionistas que ponían los gremios para entrar a los oficios, tener muchos hijos no era posible y tampoco deseable y, efectivamente, las comunidades de campesinos y artesanos se esforzaban por controlar la cantidad de niños que nacían entre ellos.

Es posible imaginar que el rechazo hereje de la procreación debe haber encontrado resonancia entre ellos. En otras palabras, es concebible que en los códigos sexuales y reproductivos de los herejes podamos ver realmente las huellas de un intento de control me- Pero los penitenciales jugaban ya un papel decisivo en la producción de un nuevo discurso sexual en la Edad Media.

Estos trabajos demuestran que la Iglesia intentó imponer un verdadero catecismo sexual, prescribiendo detalladamente las posiciones permitidas durante el acto sexual en realidad sólo una era permitida , los días en los que se podía practicar el sexo, con quién estaba permitido y con quién prohibido.

Los amantes son guiados por la calle atados entre sí. De un manuscrito de de Toulouse, Francia. En ese momento, se repitieron también las limitaciones impuestas por los penitenciales sobre el acto sexual. Por primera vez, condenó la homosexualidad, la incontinencia que va en contra de la naturaleza Spencer, a: Con la adopción de esta legislación represiva la sexualidad fue completamente politizada. Todavía no encontramos, sin embargo, la obsesión mórbida con que la Iglesia Católica abordaría después las cuestiones sexuales.

Pero ya en el siglo XII podemos ver a la Iglesia no sólo espiando los dormitorios de su rebaño sino haciendo de la sexualidad una cuestión de estado. Las preferencias sexuales no ortodoxas de los herejes también deben ser vistas, por La protesta alcanzó su clímax en , con una rebelión organizada que condujo a la elección del Obispo de Parma como antipapa, bajo el título de Honorio II, y a su posterior intento fallido de capturar Roma Taylor, El Sínodo Laterano de no sólo prohibió los casamientos en el clero sino que declaró nulos los existentes, imponiendo una situación de terror y pobreza a las familias de los curas, especialmente a sus esposas e hijos Brundage, Estas restricciones no eran nuevas.

Tanto la Iglesia como los laicos reconocían que un requisito legal, con penalidades explícitas, tendría un estatuto diferente a una penitencia sugerida por el confesor personal de cada uno. Los herejes también permitían que las mujeres y los hombres compartieran la misma vivienda, aun sin estar casados, ya que no temían que favoreciese comportamientos promiscuos. Las mujeres también formaban sus propias comunidades. Un caso típico era el de las beguinas, mujeres laicas de las clases medias De acuerdo a Gottfried Koch, ya en el siglo X formaban una parte importante de los bogomilos.

En el siglo XI, fueron otra vez las mujeres quienes dieron vida a los movimientos herejes en Francia e Italia. Las herejes Mujer hereje condenada a la hoguera. Las mujeres tenían una presencia importante en el movimiento hereje de cada país. La relación entre las beguinas y la herejía es incierta.

los ecologistas alemanes quieren que el estado pague prostitutas a los necesitados natalia ferrari p En la Baja Edad Media, dondequiera que miremos, desde Toscana hasta Inglaterra y los Países Bajos, encontramos a la burguesía ya aliada con prostitutas sevilla este prostitutas amateurs nobleza en la eliminación de las clases bajas. Campesinos preparando la tierra para sembrar. Así, cuando se emprendió otra cruzada contra los husitas, los ultraquistas se unieron a los barones católicos pagados por el Vaticano y exterminaron a sus hermanos en la batalla de Lipania, el 30 de mayo de Ese día taboritas resultaron muertos en el campo de batalla. Pero su sorprendente historia es narrada en mayor detalle en The Inquisition of the Middle Ages, de H. Sin embargo, para una parte importante del campesinado de Europa occidental, y para los trabajadores urbanos, el siglo XV fue una época de poder sin precedentes. Lo que, finalmente, destruyó a los taboritas fueron las negociaciones entre la Iglesia y el ala moderada de los husitas. Planteo que ninguna de las dos fue suficiente como para producir y sostener el proceso de proletarización.

Testimonios prostitutas los ecologistas alemanes quieren que el estado pague prostitutas a los neces. La formación política ecologista pretende. Videos Los Verdes alemanes rechazan formar coalición con Merkel Los ecologistas alemanes quieren que el estado pague prostitutas a los necesitados sons of anarchy p - prostitutas totana Sin embargo, a menos que sean pro-mercado, pro-propiedad privada, no tienen ninguna base para oponerse a la situación, ya que el Estado es simplemente el organismo institucionalizado de agresión contra los derechos de propiedad privada.

Esto es, en manos o en propiedad privada de empresas bajo un régimen de competencia y de libre acceso para la prestación o suministro de cualquier servicio pacífico financiado voluntariamente incluida la ley y la seguridad.

Las autoridades de Utah acusaron a Hill de robar y asesinar a un almacenero. Lamar Odom, el exesposo de Khloé Kardashian, fue encontrado inconsciente este martes en un burdel de Falta: Los ecologistas alemanes quieren que el Estado pague prostitutas a los necesitados Polémica propuesta del Partido Verde bynd. La formación política ecologista Falta: Los ecologistas alemanes quieren que el estado pague prostitutas a los necesitados sons of anarchy p Prostitutas de lujo en murcia prostitutas sexys xxx Scorpion 2x24 - Stan Lees Lucky Man 1x05 - La película fue explícitamente concebida como un contrapeso para las representaciones negativas del anarquismo y los anarquistas que colonizaron el inconsciente norteamericano: Usualmente considerada una ideología de extrema izquierda, el anarquismo siempre ha incluido una importante fuerza del individualismo radical, desde el hiperracionalismo de Godwin, al egoísmo de Stirner, a los libertarios y anarcocapitalistas de hoy en día.

Escorts y putas a domicilio en Zaragoza: La mesurada consideración de la película en cuanto a los méritos de una herencia preindustrial no brota, pues, de un vacío histórico. Scorpion 4x06 - Cuando encuentra refugio en un antiséptico edificio de oficinas, se hace amigo - y lo arenga sin piedad- de un amable vigilante nocturno llamado Brian. En la lucha anti-feudal encontramos el primer indicio de la existencia de un movimiento de base de mujeres opuesto al orden establecido, lo que contribuye a la construcción de modelos alternativos de vida comunal en la historia europea.

Combinadas con el rechazo al trabajo de servidumbre y a las relaciones comerciales, estas formas conscientes de trasgresión social construyeron una poderosa alternativa ya no sólo al feudalismo sino también al orden capitalista que estaba reemplazando al feudalismo, demostrando que otro mundo era posible, lo que nos alenta a preguntarnos por qué no se desarrolló. Este capítulo busca respuestas a dicha pregunta, al tiempo que examina los modos en que se redefinieron las relaciones entre las mujeres y los hombres y la reproducción de la fuerza de trabajo, en oposición al régimen feudal.

Es necesario también recordar que las luchas sociales de la Edad Media escribieron un nuevo capítulo en la historia de la liberación. En su mejor momento, exigieron un orden social igualitario ba- Estas reivindicaciones continuaron siendo utopías. Sin embargo, los intentos del proletariado medieval de poner el mundo patas arriba deben ser tenidos en cuenta: Campesinos preparando la tierra para sembrar.

El acceso a la tierra era la base del poder de los siervos. La servidumbre se desarrolló en Europa entre los siglos V y VII, en respuesta al desmoronamiento del sistema esclavista sobre el cual se había edificado la economía de la Roma imperial.

Fue el resultado de dos fenómenos relacionados entre sí. Así, mientras la esclavitud nunca fue 1. El mejor ejemplo de sociedad cimarrona fueron los bacaude que ocuparon la Galia alrededor del año a. Vale la pena recordar su historia. Eran campesinos y esclavos libres que, exasperados por las penurias que habían sufrido debido a las disputas entre los aspirantes al trono romano, deambulaban sin rumbo fijo, armados con herramientas de cultivo y caballos robados, en bandas errantes de ahí su nombre banda de combatientes Randers-Pehrson, La gente de las ciudades se les unía y formaban comunidades autogobernadas, en las que acuñaban monedas con la palabra Esperanza escrita en su cara, elegían líderes y administraban justicia.

Derrotados en campo abierto por Maximiliano, correligionario del emperador Diocleciano, se volcaron a la guerra de guerrillas para reaparecer con fuerza en el siglo V, cuando se convirtieron en el objetivo de reiteradas acciones militares. En el año d. El emperador Constantino los derrotó en la batalla de Armorica Bretaña Ibídem: Los esclavos rebeldes y campesinos [habían] creado una organización estatal autónoma, expulsando a los oficiales romanos, expropiando a los terratenientes, reduciendo a esclavos a quienes poseían esclavos y [organizando] un sistema judicial y un ejército Dockes, A pesar de los numerosos intentos de reprimirlos, los bacaude nunca fueron completamente derrotados.

Constantino retiró a los visigodos de España y les hizo generosas donaciones de tierra en la Galia, esperando que ellos pusieran a los bacaude bajo control. Incluso los hunos fueron reclutados para perseguirlos Renders-Pehrson, Pero nuevamente encontramos a los bacaude luchando con los visigodos y los alanos contra el avance de Atila. De este modo durante tres siglos desde el siglo IX hasta el XI , campesino rusticus, villanus sería sinónimo de siervo servus Pirenne, En tanto relación de trabajo y estatuto jurídico, la servidumbre era una pesada carga.

Los siervos estaban atados a los terratenientes; sus personas y posesiones eran propiedad de sus amos y sus vidas estaban reguladas en todos los aspectos por la ley del feudo. En los feudos, los siervos estaban sometidos a la ley del señor, pero sus transgresiones eran juzgadas a partir de acuerdos consuetudinarios de usos y costumbres y, con el tiempo, incluso de un sistema de jurado constituido por pares.

A cambio del trabajo que estaban obligados a realizar en la tierra del señor la demesne , los siervos recibían una parcela de tierra mansus o hide 3 que podían utilizar para mantenerse y dejar a sus hijos como una verdadera herencia, simplemente pagando una deuda de sucesión Boissonnade, Demesne, mansus y hide eran términos usados en el derecho medieval inglés. Si bien es cierto que el señor podía expulsar de la tierra a los siervos rebeldes, esto raramente ocurría, dadas las dificultades para reclutar nuevos trabajadores en una economía bastante cerrada y por la naturaleza colectiva de las luchas campesinas.

Es por esto que como apuntó Marx en el feudo, la explotación del trabajo siempre dependía del uso directo de la fuerza. Con el tiempo, los siervos comenzaron a sentir como propia la tierra que ocupaban y a considerar intolerables las restricciones a su libertad que la aristocracia les imponía.

La tierra es de quienes la trabajan la misma demanda que resonó a lo largo del siglo XX, desde las revoluciones mexicana y rusa hasta las luchas de nuestros días contra la privatización de la tierra es ciertamente un grito de batalla que los siervos medievales hubieran reconocido como propio.

Sin embargo, la fuerza de los siervos provenía del hecho de que el acceso a la tierra era para ellos una realidad. Con el uso de la tierra también apareció el uso de los espacios comunes 5 praderas, bosques, lagos, pastos que proporcionaban 4.

Marx se refiere a esta cuestión en el Tomo III de El Capital, cuando compara la economía de la servidumbre con las economías esclavista y capitalista. La expresión inglesa commons ha adquirido, con el uso, la condición de sustantivo. De hecho, en el norte de Italia el control sobre estos recursos sirvió de base para el desarrollo de administraciones autónomas comunales Hilton, En realidad, su ejemplo nos recuerda que ni el comunalismo ni el localismo pueden garantizar las relaciones igualitarias, a menos que la comunidad controle sus medios de subsistencia y todos sus miembros tengan igual acceso a los mismos.

No era éste el caso de los siervos y de los feudos. Tal y como se deduce de una vasta documentación proveniente de todos los países de Europa occidental, existían muchas diferencias sociales entre los campesinos libres y los campesinos con un estatuto servil, entre campesinos ricos y pobres, entre aquéllos que tenían seguridad en la tenencia de la tierra y los jornaleros sin tierra que trabajaban por un salario en la demesne del señor, así como también entre mujeres y hombres.

Varios autores han contribuido a la discusión acerca de la permanencia de la acumulación originaria en términos de enclosure cercamiento de los commons. Para una discusión sobre la importancia de los bienes y derechos comunes en Inglaterra, véase Joan Thrisk , Jean Birrell y J.

Para una discusión sobre la estratificación del campesinado europeo, véase R. Tal vez sea éste el motivo por el cual sus nombres son rara vez mencionados en las crónicas de los feudos, con excepción de los archivos de las cortes en los que se registraban las infracciones de los siervos.

Sin embargo, las siervas eran menos dependientes de sus parientes de sexo masculino, se diferenciaban menos de ellos física, social y psicológicamente y estaban menos subordinadas a sus necesidades de lo que luego lo estarían las mujeres libres en la sociedad capitalista.

La dependencia de las mujeres con respecto a los hombres en la comunidad servil estaba limitada por el hecho de que sobre la autoridad de sus maridos y de sus padres prevalecía la de sus señores, quienes se declaraban en posesión de la persona y la propiedad de los siervos y trataban de controlar cada aspecto de sus vidas, desde el trabajo hasta el matrimonio y la conducta sexual.

El señor mandaba sobre el trabajo y las relaciones sociales de las mujeres, al decidir, por ejemplo, si una viuda debía casarse nuevamente y quién debía ser su esposo. En algunas regiones reivindicaban incluso el derecho de ius primae noctis el derecho de acostarse con la esposa del siervo en la noche de bodas.

La autoridad de los siervos varones sobre sus parientas también estaba , y J. Es de especial importancia la distinción entre libertad personal y libertad de tenencia. La primera significaba que un campesino no era un siervo, a pesar de que él o ella todavía tuvieran que proveer servicios laborales.

Así, encontramos campesinos libres liberi en posesión de tierra villana y encontramos villanos villani, nativi en posesión vitalicia de tierras, aunque ambos casos son raros y ambos estaban mal considerados Titow, En la aldea feudal no existía una separación social entre la producción de bienes y la reproducción de la fuerza de trabajo; todo el trabajo contribuía al sustento familiar.

Si tenemos también en consideración que en la sociedad medieval las relaciones colectivas prevalecían sobre las familiares, y que la mayoría de las tareas realizadas por las siervas lavar, hilar, cosechar y cuidar los animales en los campos comunes eran realizadas en cooperación con otras mujeres, nos damos cuenta de que la división sexual del trabajo, lejos de ser una fuente de aislamiento, constituía una fuente de poder y de protección para las mujeres. Era la base de una intensa socialidad y solidaridad femenina que 9.

Hanawalt ve la relación matrimonial medieval entre campesinos como una sociedad. Sobre la contribución de las mujeres al trabajo agrícola y al control del excedente de productos alimenticios, véase Shahar Y sobre la contribución extralegal de las mujeres a sus hogares, B.

Como indican los archivos de las cortes señoriales inglesas, la aldea medieval era el escenario de una lucha cotidiana Hilton, En algunas ocasiones se alcanzaban momentos de gran tensión, como cuando los aldeanos mataban al administrador o atacaban el castillo de su señor.

Ésta es la limitación de algunos de los estudios en otro sentido excelentes producidos en años recientes sobre las mujeres en la Edad Media por parte de una nueva generación de historiadoras feministas. El objetivo principal de los siervos era preservar su excedente de trabajo y sus productos, al tiempo que ensanchaban la esfera de sus derechos económicos y jurídicos.

Estos dos aspectos de la lucha servil estaban estrechamente ligados, ya que muchas obligaciones surgían del estatuto legal de los siervos. Así, en la Inglaterra del siglo XIII, tanto en los feudos laicos como en los religiosos, los campesinos varones eran multados frecuentemente por declarar que no eran siervos sino hombres libres, un desafío que podía acabar en un enconado litigio, seguido incluso por la apelación a la corte real Hanawalt, a: Los campesinos también eran multados por rehusar a hornear su pan en el horno de los señores, o a moler sus granos o aceitunas en sus molinos, lo que les permitía evitar los onerosos impuestos que les imponían por el uso de estas instalaciones Bennett, A mediados del siglo XIII, hay pruebas de una deserción masiva de los servicios laborales Titow en el caso de los campesinos bajo servidumbre: No es difícil ver por qué el aspecto personal del villanaje sería eclipsado, en la mente de los campesinos, por el problema de los servicios laborales [ De aquí la necesidad de los señores de ejercer una vigilancia constante y estrecha, de la que esta recomendación da prueba: La obligación de proveer servicios militares en tiempos de guerra también era objeto de una fuerte resistencia.

Tal y como relata H. Bennett, en las aldeas inglesas siempre era necesario recurrir a la fuerza para el reclutamiento y los comandantes medievales rara vez lograban retener a sus hombres en la guerra, pues los alistados, después de asegurarse su paga, desertaban en cuanto aparecía la primera oportunidad.

Ejemplo de esto son los registros A veces no uno sino un grupo entero faltaba y dejaba los cultivos del señor sin recoger. Otra fuente de conflicto provenía del uso de las tierras no cultivadas, incluidos los bosques, lagos y montañas que los siervos consideraban propiedad colectiva. Podemos ir a los bosques [ ] declaraban los siervos en una crónica inglesa de mediados del siglo XII y tomar lo que queramos, tomar peces de la laguna y cazar en los bosques; haremos lo que sea nuestra voluntad en los bosques, las aguas y las praderas Hilton, Éstas incluían la manomorta un impuesto que el señor recaudaba cuando un siervo moría , la mercheta un impuesto al matrimonio que aumentaba cuando un siervo se casaba con alguien de otro feudo , el heriot un impuesto de herencia que pagaba el heredero de un siervo fallecido por el derecho de obtener acceso a su propiedad, que generalmente consistía en el mejor animal del difunto y, el peor de todos, el tallage, una suma de dinero decidida arbitrariamente que los señores podían exigir a voluntad.

Finalmente, aunque no menos significativo, el diezmo era un décimo del ingreso del campesino para el clero, que generalmente recogían los señores en nombre de aquéllos. En consecuencia, eran enérgicamente rechazados. Un caso típico fue la actitud de los siervos de los monjes de Dunstable, quienes, en , declararon que preferían ir al infierno antes que ser derrotados De manera similar, en los siervos de Hedon, una aldea de Yorkshire, hicieron saber que, si no se abolía el tallage, preferían irse a vivir a las ciudades vecinas de Revensered y Hull que diponen de buenos puertos que crecen diariamente y no tienen tallage ibídem: Éstas no eran amenazas en vano.

Desgana, disimulo, falsa docilidad, ignorancia fingida, deserción, hurtos, contrabando, rateo [ ] Scott, Estas formas de resistencia cotidiana, tenazmente continuadas durante años, abundaban en la aldea medieval y sin ellas no resulta posible ninguna descripción adecuada de las relaciones de clase.

Esto puede explicar la meticulosidad con que las cargas serviles se especificaban en las crónicas de los feudos: Por ejemplo, con frecuencia [las crónicas feudales] no dicen simplemente que un hombre debe arar, sembrar y escarificar un acre de la tierra del señor.

Dicen que debe labrarlo con tantos bueyes como tenga en su arado, escarificarlo con su propio caballo y costal [ La distinción entre pueblo y ciudad no siempre es clara. La gallina es colocada luego frente a una verja o puerta; si cuando se la asusta tiene suficiente fuerza para volar o abrirse paso, el administrador debe aceptarla, goza de buena salud. De nuevo, un pichón de ganso debe aceptarse si es lo suficientemente maduro para arrancar pasto sin perder el equilibrio y caer sentado vergonzosamente.

Los derechos y obligaciones estaban regulados por costumbres, pero su interpretación también era objeto de muchas disputas.

Libertad y división social En términos políticos, la primera consecuencia de las luchas serviles fue la concesión de privilegios y fueros que fijaban las cargas y aseguraban un elemento de autonomía en la administración de la Estos fueros estipulaban las multas que las cortes feudales debían imponer y establecían reglas para los procedimientos judiciales, eliminando o reduciendo la posibilidad de arrestos arbitrarios y otros abusos Hilton, También aliviaban la obligación de los siervos de alistarse como soldados y abolían o fijaban el tallage.

Con frecuencia otorgaban la libertad de tener un puesto, es decir, de vender bienes en el mercado local y, menos frecuentemente, el derecho a enajenar la tierra. Entre y , sólo en Lorena, se concedieron fueros ibídem: Para los campesinos acaudalados que en posesión de grandes extensiones de tierra podían ganar suficiente dinero como para comprar su sangre y emplear a otros trabajadores, la sustitución debe ser considerada como un gran paso en el camino hacia la independencia económica y personal, en la misma medida en que los señores disminuían su control sobre los arrendatarios cuando éstos ya no dependían directamente de su trabajo.

Obligados a pagar sus obligaciones en dinero, contrajeron deudas crónicas, pidiendo prestado a cuenta de futuras cosechas, un proceso que finalmente hizo Como escribe Bronislaw Geremek La sustitución también hizo posible que los arrendatarios libres emplearan y explotaran a otros trabajadores, de tal manera que, en un desarrollo posterior, promovió el crecimiento III, y sig.

Pero sus efectos fueron destructivos y excluyentes. El dinero y el mercado comenzaron a dividir al campesinado al transformar las diferencias de ingresos en diferencias de clase y al producir una masa de pobres que sólo podían sobrevivir gracias a donaciones periódicas Geremek, El ataque al que fueron sometidos los judíos a partir del siglo XII y el sostenido deterioro de su estatuto legal y social en ese mismo periodo deben también atribuirse a la creciente influencia del dinero.

De hecho, existe una correlación reveladora entre, por un lado, el desplazamiento de judíos por competidores cristianos, como prestamistas de reyes, papas y el alto clero y, por otro, las nuevas reglas de discriminación por ejemplo, el uso de ropa distintiva que fueron adoptadas por el clero en su contra, así como también su expulsión de Inglaterra y Francia.

Las mujeres, en todas las clases, también se vieron afectadas, de un modo muy negativo. La creciente comercialización de la vida re- En las ciudades comerciales italianas, las mujeres perdieron su derecho a heredar un tercio de la propiedad de su marido la tertia. Aquí, la mayoría vivía en condiciones de pobreza, haciendo trabajos mal pagados como sirvientas, vendedoras ambulantes, comerciantes con frecuencia multadas por no tener licencia , hilanderas, miembros de los gremios menores y prostitutas.

Las leyes de las ciudades no liberaban a las mujeres; pocas podían afrontar el coste de la libertad ciudadana, tal y como eran llamados los privilegios vinculados a la vida en la ciudad.

Pero en la ciudad, la subordinación de las mujeres a la tutela masculina era menor, ya que ahora podían vivir solas, o como cabezas de familia con sus hijos, o podían formar nuevas comunidades, frecuentemente compartiendo la vivienda con otras mujeres. En los pueblos medievales, las mujeres trabajaban como herreras, carniceras, panaderas, candeleras, som- En las ciudades, las mujeres no sólo sufrían pobreza sino también distanciamiento de los familiares, lo que las hacía vulnerables al abuso Hughes, En Frankfurt, había aproximadamente ocupaciones en las que participaban entre y mujeres Williams y Echols, En Inglaterra, setenta y dos de los ochenta gremios incluían mujeres entre sus miembros.

Algunos gremios, incluido el de la industria de la seda, estaban controlados por ellas; en otros, el porcentaje de trabajo femenino era tan alto como el de los hombres. Doctoras, así como parteras y sage femmes, predominaban en obstetricia, ya sea pagadas por los gobiernos urbanos o manteniéndose con la compensación que recibían de sus pacientes.

Cohn, ; en las ordenanzas de las ciudades que regulaban la prostitución Henriques, y, sobre todo, en los movimientos populares, especialmente en el de los heréticos. Luego veremos el papel que jugaron en los movimientos heréticos. Bennett ; David Herlihy ; y Williams y Echols Mujeres albañiles construyendo la pared de una ciudad, siglo XV.

Las huellas de la breve aparición de los milenaristas en la escena histórica son escasas, y nos hablan de El movimiento que desencadenó la aparición en Flandes del falso Balduino en y constituye un ejemplo típico de milenarismo.

El hombre, un ermitaño, decía ser el popular Balduino IX, que había sido asesinado en Constantinopla en si bien no podía probarse. Esta gente humilde tejedores, bataneros estrecharon filas a su alrededor, aparentemente convencidos de que les iba a dar plata y oro y de que iba a realizar una reforma social total Volpe, El movimiento de los pastoreaux pastores campesinos y trabajadores urbanos que arrasaron el norte de Francia alrededor de , incendiando y saqueando las casas de los ricos, exigiendo una mejora de su condición 17 y el movimiento de los flagelantes que comenzó en Umbría Italia y se extendió por varios países en , El movimiento de los pastoreaux también fue provocado por los acontecimientos de Oriente, en este caso la captura del rey Luis IX de Francia por los musulmanes, en Egipto, en Hilton, Los pastoreaux reaparecieron en el sur de Francia en la primavera y el verano de , todavía directamente influenciados por la atmósfera de las cruzadas [ ] [No] tuvieron oportunidad de participar en la cruzada en Oriente; en su lugar, usaron sus energías para atacar a las comunidades judías del suroeste de Francia, Navarra y Aragón, muchas veces con la complicidad de los consulados locales, antes de ser barridos o dispersados por los funcionarios reales Barber, La herejía y el milenarismo son frecuentemente tratados como si fueran lo mismo pero, si bien no es posible efectuar una distinción precisa, resulta necesario señalar que existen diferencias significativas entre ambos.

En contraste, los movimientos herejes fueron un intento consciente de crear una sociedad nueva. Las principales sectas herejes tenían un programa social Procesión de flagelantes durante la Peste Negra. No fue casual que, a pesar de la persecución extrema que sufrieron, persistieran durante mucho tiempo y jugasen un papel fundamental en la lucha antifeudal.

Esto se debe, fundamentalmente, a la ferocidad con la que fueron perseguidos por la Iglesia, que no escatimó esfuerzos para borrar toda huella de sus doctrinas. Se convocó a Cruzadas tal y como la dirigida contra los albigenses 18 contra los herejes, de la misma manera que se convocaron Cruzadas para liberar la Tierra Santa de los infieles.

En , el Sínodo de Toulouse estableció que los herejes debían ser identificados y castigados. Los herejes declarados y sus protectores debían ser quemados en la hoguera. La casa donde un hereje era descubierto debía ser destruida y la tierra sobre la que estaba construida debía ser confiscada. Aquéllos que renegaban de sus creencias debían ser emparedados, mientras que aquéllos que reincidieran habían de sufrir el suplicio de la hoguera.

Después, en , Gregorio IX instituyó un tribunal especial con la función específica de erradicar la herejía: En el papa Inocencio IV, con el consenso de los principales teólogos de la época, autorizó el uso de la tortura contra los herejes Vauchez, André Vauchez atribuye el éxito de la Inquisición a su procedimiento. El arresto de sospechosos se preparaba en absoluto secreto.

El mismo secreto caracterizaba el proceso de investigación. A los acusados no se les decían los cargos en su contra y a quienes los denunciaban se les permitía mantener su anonimato.

Lea entre otros ha mostrado en su monumental historia de la persecución de la herejía, a pesar de las pocas crónicas disponibles, es posible crear una imagen imponente de sus actividades y credos, así como del papel de la resistencia hereje en las luchas antifeudales Lea, A pesar de tener influencia de las religiones orientales que mercaderes y cruzados traían a Europa, la herejía popular era menos una desviación de la doctrina ortodoxa que un movimiento de protesta que aspiraba a una democratización radical de la vida social.

Brindó un marco a las demandas populares de renovación espiritual y justicia social, desafiando, en su apelación a una verdad superior, tanto a la Iglesia como a la autoridad secular.

La herejía denunció las jerarquías sociales, la propiedad privada y la acumulación de riquezas y difundió entre el pueblo una concepción nueva y revolucionaria de la sociedad que, por primera vez en la Edad Media, redefinía todos los aspectos de la vida cotidiana el trabajo, la propiedad, la reproducción sexual y la situación de las mujeres , planteando la cuestión de la emancipación en términos verdaderamente universales.

El movimiento herético proporcionó también una estructura comunitaria alternativa de dimensión internacional, permitiendo a los miembros de las sectas vivir sus vidas con mayor autonomía, al tiempo que se beneficiaban de la red de apoyo constituida por contactos, escuelas y refugios con los que podían contar como ayuda e inspiración en momentos de necesidad.

Efectivamente, no es libres a los sospechosos si daban información sobre sus cómplices y prometían mantener sus confesiones en silencio. De esta manera, cuando los herejes eran arrestados nunca podían saber si alguien de su congregación había hablado en su contra Vauchez, El legado de la Inquisición es una cultura de la sospecha que depende de la acusación anónima y la detención preventiva y trata a los sospechosos como si ya se hubiese demostrado su culpabilidad Mereu, Recordemos aquí la distinción de Friedrick Engels entre las creencias herejes de campesinos y artesanos, asociadas a su oposición a la autoridad feudal, y las de los burgueses, que eran principalmente una protesta contra el clero Engels, En la raíz de la herejía popular estaba la creencia de que Dios ya no hablaba a través del clero debido a su codicia, su corrupción y su escandaloso comportamiento.

Las dos sectas principales se presentaban como las iglesias auténticas. Sin embargo, el reto de los herejes era principalmente político, ya que desafiar a la Iglesia suponía enfrentarse al mismo tiempo con el pilar ideológico del poder feudal, el principal terrateniente de Europa y una de las instituciones que mayor responsabilidad tenía en la explotación cotidiana del campesinado. Hacia el siglo XI, la Iglesia se había convertido en un poder despótico que usaba su pretendida investidura divina para gobernar con mano de hierro y llenar sus cofres haciendo uso de incontables medios de extorsión.

De este modo, la corrupción del clero se hizo proverbial en toda la cristiandad. Las cosas degeneraron hasta tal punto que el clero no enterraba a los muertos, bautizaba o daba absolución de los pecados si no recibía alguna compensación a cambio. En este contexto, la propagación de las doctrinas heréticas no sólo canalizaba el desdén que la gente sentía por el clero, también les daba confianza en sus opiniones e instigaba su resistencia a la explotación clerical.

Bajo la guía del Nuevo Testamento, Igualmente, exhortaban a la gente a que no pagase los diezmos y negaban la existencia del Purgatorio, cuya invención había servido al clero como fuente de lucro por medio de las misas pagadas y la venta de indulgencias.

Campesinos cuelgan a un monje que ha vendido indulgencias. En , cuando los trabajadores textiles de Ypres Flandes se levantaron en armas contra sus empleadores, no sólo fueron colgados por rebeldes sino que también fueron quemados por la Inquisición como herejes N. También hay documentos que muestran que unas tejedoras fueron amenazadas con ser excomulgadas por no haber entregado a tiempo el producto de su trabajo a los mercaderes o no haber hecho bien su trabajo Volpe, En , para castigar a los arrendatarios que se negaban a pagarle los diezmos, el Obispo de Bremen llamó a una cruzada contra ellos como si se tratara de herejes Lambert, Pero los herejes también fueron perseguidos por las autoridades seculares, desde el Emperador hasta los patricios urbanos, ya que se daban cuenta de que el llamamiento herético a la religión auténtica tenía implicaciones subversivas y cuestionaba los fundamentos de su poder.

La herejía constituía tanto una crítica de las jerarquías sociales y de la explotación económica como una denuncia de la corrupción clerical.

Como señala Gioacchino Volpe, el rechazo a todas las formas de autoridad y un fuerte sentimiento anticlerical eran elementos comunes a todas las sectas. Muchos herejes compartían el ideal de la pobreza apostólica 21 y el deseo de regresar a la simple vida comunal que había caracterizado a la iglesia primitiva.

La politización de la pobreza, junto al surgimiento de una economía monetaria, introdujeron un cambio decisivo en la actitud de la Iglesia hacia los pobres. Hasta el siglo XIII, la Iglesia exaltó la pobreza como un estado de santidad y se dedicó a la distribución de limosnas, tratando de convencer a los pueblerinos de que aceptaran su situación y no envidiaran a los ricos. La exaltación de la sancta paupertas santa pobreza también servía para recalcar a los ricos la necesidad de la caridad como medio de salvación.

Otros se sustentaban a partir del trabajo manual. Se resolvió en el Encuentro de Bérgamo de con una importante ruptura entre las dos ramas principales del movimiento. Los valdenses franceses Pobres de Lyon optaron por una vida basada en la limosna, mientras que los de Lombardía decidieron que uno debía vivir de su propio trabajo y formar colectivos de trabajadores o cooperativas congregationes laborantium di Stefano, Los valdenses lombardos conservaron sus pertenencias casas y otras formas de propiedad privada y aceptaron el matrimonio y la vida familiar Little, De esto, Engels sólo nos dice que sus demandas reflejaban el deseo del campesinado y las clases bajas urbanas de terminar con toda opresión feudal Engels, Pero su sorprendente historia es narrada en mayor detalle en The Inquisition of the Middle Ages, de H.

Eran llamados taboritas porque en , cuando los husitas de Praga fueron atacados, siguieron viaje hasta el monte Tabor. Allí fundaron una nueva ciudad que se convirtió en el centro tanto de la resistencia contra la nobleza alemana, como de experimentos comunistas. La historia cuenta que, cuando llegaron de Praga, sacaron unos grandes arcones en los que se le pidió a cada uno que pusiera sus posesiones, para que todas las cosas pudieran ser comunes.

Los taboritas se distinguían de los ultraquistas en que, entre sus objetivos, estaba incluida la independencia de Bohemia y la retención de la propiedad que habían confiscado Lea, Ambos coincidían en los cuatro artículos de fe que unían al movimiento husita frente a enemigos externos: Libre prédica de la Palabra de Dios; II.

Comunión [tanto del vino como del pan]; III. Abolición del dominio del clero sobre las posesiones temporales y su retorno a la vida evangélica de Cristo y los apóstoles; IV. Castigo de todas las ofensas a la ley divina sin excepción de persona o condición. La unidad era muy necesaria. Para sofocar la revuelta de los husitas, en la Iglesia envió un ejército de hombres contra taboritas y ultraquistas.

Cinco veces, escribe Lea, durante , los cruzados invadieron Bohemia y las cinco veces les derrotaron. Pero eso también falló y las ideas husitas continuaron difundiéndose en Alemania, Hungría y los territorios eslavos del sur.

Otro ejército de hombres fue lanzado contra ellos en , de nuevo en vano. Lo que, finalmente, destruyó a los taboritas fueron las negociaciones entre la Iglesia y el ala moderada de los husitas. Así, cuando se emprendió otra cruzada contra los husitas, los ultraquistas se unieron a los barones católicos pagados por el Vaticano y exterminaron a sus hermanos en la batalla de Lipania, el 30 de mayo de Ese día taboritas resultaron muertos en el campo de batalla.

Las mujeres del movimiento taborita eran muy activas, al igual que en todos los movimientos herejes. Muchas pelearon en la batalla por Praga en , cuando mujeres taboritas cavaron una trinchera que defendieron con piedras y horquillas Demetz, Tan fuerte era la presuposición de que los opositores a la Iglesia eran abolicionistas, que cada hereje que quería someterse a la Iglesia tenía que afirmar que el poder secular puede, sin cometer el pecado capital, practicar juicios de sangre, con la condición de que castigue con justicia, no por odio, con prudencia, sin precipitación Mergivern, Los bogomilos, movimiento popular nacido entre campesinos cuya miseria física los hizo conscientes de la perversidad de las cosas Spencer, b: Como escribió el presbítero Cosmas en sus sermones contra ellos: Enseñan a su gente a no obedecer a su amos, injurian a los ricos, odian al rey, ridiculizan a los ancianos, condenan a los boyardos, ven como viles ante los ojos de Dios a aquéllos que sirven al rey y prohíben a los siervos trabajar para su patrón.

La herejía tuvo una enorme y larga influencia en el campesinado de los Balcanes. Los bogomilos predicaban en el lenguaje del pueblo y su mensaje fue comprendido por el pueblo [ ] su organización flexible, sus atractivas soluciones al problema del mal y su compromiso con la protesta social hicieron al movimiento virtualmente indestructible Browning, A los bogomilos se los asociaba fundamentalmente con los pueblos de la región que hoy ocupa Bulgaria.

Las mujeres tenían un lugar importante en las sectas. Algunos desdeñaban la importancia que la Iglesia le asignaba a la castidad, argumentando que implicaba una sobrevaloración del cuerpo.

Así, irónicamente, los herejes eran perseguidos tanto por libertinos como por ser ascetas extremos. Se sabe que en la sociedad medieval, debido a la escasa disponibilidad de tierra y a las restricciones proteccionistas que ponían los gremios para entrar a los oficios, tener muchos hijos no era posible y tampoco deseable y, efectivamente, las comunidades de campesinos y artesanos se esforzaban por controlar la cantidad de niños que nacían entre ellos.

Es posible imaginar que el rechazo hereje de la procreación debe haber encontrado resonancia entre ellos. En otras palabras, es concebible que en los códigos sexuales y reproductivos de los herejes podamos ver realmente las huellas de un intento de control me- Pero los penitenciales jugaban ya un papel decisivo en la producción de un nuevo discurso sexual en la Edad Media.

Estos trabajos demuestran que la Iglesia intentó imponer un verdadero catecismo sexual, prescribiendo detalladamente las posiciones permitidas durante el acto sexual en realidad sólo una era permitida , los días en los que se podía practicar el sexo, con quién estaba permitido y con quién prohibido.

Los amantes son guiados por la calle atados entre sí. De un manuscrito de de Toulouse, Francia. En ese momento, se repitieron también las limitaciones impuestas por los penitenciales sobre el acto sexual. Por primera vez, condenó la homosexualidad, la incontinencia que va en contra de la naturaleza Spencer, a: Con la adopción de esta legislación represiva la sexualidad fue completamente politizada. Todavía no encontramos, sin embargo, la obsesión mórbida con que la Iglesia Católica abordaría después las cuestiones sexuales.

Pero ya en el siglo XII podemos ver a la Iglesia no sólo espiando los dormitorios de su rebaño sino haciendo de la sexualidad una cuestión de estado. Las preferencias sexuales no ortodoxas de los herejes también deben ser vistas, por La protesta alcanzó su clímax en , con una rebelión organizada que condujo a la elección del Obispo de Parma como antipapa, bajo el título de Honorio II, y a su posterior intento fallido de capturar Roma Taylor, El Sínodo Laterano de no sólo prohibió los casamientos en el clero sino que declaró nulos los existentes, imponiendo una situación de terror y pobreza a las familias de los curas, especialmente a sus esposas e hijos Brundage, Estas restricciones no eran nuevas.

Tanto la Iglesia como los laicos reconocían que un requisito legal, con penalidades explícitas, tendría un estatuto diferente a una penitencia sugerida por el confesor personal de cada uno. Los herejes también permitían que las mujeres y los hombres compartieran la misma vivienda, aun sin estar casados, ya que no temían que favoreciese comportamientos promiscuos.

Las mujeres también formaban sus propias comunidades. Un caso típico era el de las beguinas, mujeres laicas de las clases medias De acuerdo a Gottfried Koch, ya en el siglo X formaban una parte importante de los bogomilos.

En el siglo XI, fueron otra vez las mujeres quienes dieron vida a los movimientos herejes en Francia e Italia. Las herejes Mujer hereje condenada a la hoguera. Las mujeres tenían una presencia importante en el movimiento hereje de cada país. La relación entre las beguinas y la herejía es incierta.

Es posible decir que esta importante presencia de mujeres en las sectas herejes fuera la responsable de la revolución sexual de estos movimientos?

Sabemos, sin embargo, que las mujeres trataron de controlar su función reproductiva, ya que son numerosas las referencias al aborto y al uso femenino de anticonceptivos en los Penitenciales. Así, en el Decretum, escrito por Burchardo, Obispo de Worms hacia , después de la pregunta ritual: Estaba estipulado que las culpables hicieran penitencia durante diez años; pero también se observaba que habría diferencia entre la acción de una pobre mujerzuela motivada por la dificultad de proveerse de alimento y la de una mujer que buscara esconder un crimen de fornicación ibídem.

Aquí podemos apuntar que, después de la diseminación de la plaga, los aspectos sexuales de la herejía adquirieron mayor importancia en su persecución. A mediados del siglo XIV, a los inquisidores no les bastaba con acusar a los herejes de sodomía y licencia sexual en sus informes. Los inquisidores informaban también sobre la existencia de una secta de culto diabólico conocida como los luciferanos.

Sin embargo, el movimiento hereje no terminó aquí. Su epílogo tuvo lugar en con el intento de los anabaptistas de establecer una Nueva Jerusalén en la ciudad alemana de Münster. Este intento fue aplastado con un baño de sangre, seguido de una ola de despiadadas represalias que afectaron a las luchas proletarias en toda Europa Po-Chia Hsia, a: Hasta entonces, ni la feroz persecución ni la demonización de la herejía pudieron evitar la difusión de las creencias herejes.

Como escribe Antonino di Stefano, ni la excomunión, ni la confiscación de propiedades, ni la tortura, ni la muerte en la hoguera, ni las No existe ni una comuna, escribía Jacques de Vitry a principios del siglo XIII, en la que la herejía no tenga sus seguidores, sus defensores y sus creyentes. Nuevos seguidores aparecían en todas las profesiones y condiciones sociales: Pero la herejía popular era, principalmente, un fenómeno de las clases bajas.

El ambiente en el que floreció fue el de los proletarios rurales y urbanos: En el momento de su llegada se abrieron muchas puertas para brindar refugio a Dulcino y sus seguidores. Nuevamente en , cuando junto al anuncio de la llegada de un reino sagrado de pobreza y amor Fray Dulcino fundó una comunidad entre las montañas de Vercellese Piamonte , los campesinos de la zona, que ya se habían levantado contra el Obispo de Vercelli, le dieron su apoyo Mornese y Buratti, Durante tres años los dulcinianos resistieron a las cruzadas y al bloqueo que el Obispo dispuso en su contra hubo mujeres vestidas como hombres luchando junto a ellos.

Finalmente, fueron derrotados sólo por el hambre y la aplastante superioridad de las fuerzas que la Iglesia Margherita, la compañera de Dulcino, fue lentamente quemada hasta morir ante sus ojos porque se negó a retractarse. Dulcino fue arrastrado y poco a poco hecho pedazos por los caminos de la montaña, a fin de brindar un ejemplo conveniente a la población local Lea, Esta comunión de intereses entre gente que de entrada se supone podrían tener distintas preocupaciones y aspiraciones, puede observarse en diferentes situaciones.

En primer lugar, en la Edad Media existía una relación estrecha entre la ciudad y el campo. Muchos burgueses eran ex-siervos que se habían mudado o escapado a la ciudad con la esperanza de una vida mejor y, mientras ejercitaban sus artes, continuaban trabajando la tierra, particularmente en épocas de cosecha.

Sus pensamientos y deseos estaban todavía profundamente configurados por la vida en la aldea y por su permanente relación con la tierra. A los campesinos y trabajadores urbanos les unía también el hecho de que estaban subordinados a los mismos gobernantes.

Esta situación promovió preocupaciones similares y solidaridad entre los trabajadores. Esto fue lo que sucedió durante Nicholas agrega que a finales de los artesanos de Ypres y Brujas se sumaron a los campesinos rebeldes: Brujas, ahora bajo el control de un partido de tejedores y bataneros, siguió el rumbo de la revuelta campesina [ ] Comenzó una guerra de propaganda en la cual los monjes y predicadores dijeron a las masas que había llegado una nueva era y que ellos eran iguales a los aristócratas.

Otra alianza entre campesinos y trabajadores urbanos fue la de los tuchinos, un movimiento de bandoleros que operaba en las montañas del centro de Francia; de este modo, los artesanos se unieron a una organización típica de las poblaciones rurales Milton, Como escribe Norman Cohn, existen pruebas en diferentes tipos de documentos: Desde los proverbios de los pobres en los que se lamentan de que el hombre pobre siempre trabaja, siempre preocupado, trabaja y llora, no ríe nunca de corazón, mientras que el rico ríe y canta [ ].

Desde los misterios donde se dice que cada hombre debe tener tantas propiedades como cualquier otro y no tenemos nada que podamos llamar nuestro. Los grandes señores poseen todo y los pobres sólo cuentan con el sufrimiento y la adversidad [ ]. Todos engordados por los pobres, todos quieren saquearlos [ Los buenos trabajadores hacen pan del trigo pero nunca lo mastican; no, sólo reciben los cernidos del grano, del buen vino sólo reciben los fondos y de la buena ropa sólo las hilachas.

Todo lo que es sabroso y bueno va a parar a la nobleza y al clero. Por una parte, existe una estrategia de rechazo al trabajo, como la propia de los valdenses franceses los Pobres de Lyon y los miembros de algunas órdenes conventuales franciscanos, espirituales , que, en el deseo de liberarse de las preocupaciones mundanas dependían de las limosnas y del apoyo de la comunidad para sobrevivir.

Los nobles tienen casas hermosas, nosotros sólo tenemos trabajo y penurias, pero todo lo que existe proviene de nuestro trabajo ibídem; Christie-Murray, Sin lugar a dudas, recurrir al valor del trabajo una novedad en una sociedad dominada por una clase militar funcionaba Pero esta nueva conciencia demuestra también la emergencia de nuevas fuerzas sociales que jugaron un papel crucial en el desmoronamiento del sistema feudal.

La valorización del trabajo refleja la formación de un proletariado urbano, constituido en parte por oficiales y aprendices que trabajaban para maestros artesanos que producían para el mercado local, pero fundamentalmente por jornaleros asalariados, empleados por mercaderes ricos en industrias que producían para la exportación. A comienzos del siglo XIV, en Florencia, Siena y Flandes, era posible encontrar concentraciones de hasta jornaleros tejedores, bataneros, tintoreros en la industria textil.

Los asalariados urbanos no podían formar asociaciones y hasta se les prohibía reunirse en lugar alguno fuese cual fuese el objetivo; no podían portar armas ni las herramientas de su oficio; y no podían hacer huelga bajo pena de muerte Pirenne, Durante el siglo XIV, particularmente en Flandes, los trabajadores textiles estuvieron involucrados en constantes rebeliones contra el obispo, la nobleza, los mercaderes e incluso los principales oficios.

En Gante, en , un Derrotados por una coalición imponente de fuerzas que incluía al príncipe, la nobleza, el clero y la burguesía , los tejedores volvieron a intentarlo en , y esta vez tuvieron éxito, instituyendo la que tal vez con cierta exageración ha dado en llamarse la primera dictadura del proletariado conocida en la historia. Se decía que pensaban exterminar a la clase burguesa en su conjunto, con la excepción de los niños de seis años y que proyectaban hacer lo mismo con la nobleza ibídem: Sólo a través de una batalla a campo abierto, que tuvo lugar en Roosebecque en , y en la que de ellos perdieron la vida, fueron finalmente derrotados ibídem.

Los acontecimientos que tuvieron lugar en Brujas y Gante no fueron casos aislados. También en Alemania y en Italia, los artesanos y los trabajadores se revelaban en cada ocasión que se les presentaba, forzando a la burguesía local a vivir en un constante terror.

En Florencia, los trabajadores tomaron el poder en , liderados por los ciompi, los jornaleros de la industria textil florentina. Los ciompi eran los encargados de lavar, peinar y engrasar la lana para que pudiese ser trabajada. Ciompo es un término peyorativo que significa sucio y andrajoso, probablemente debido a que los ciompi trabajaban semidesnudos y siempre estaban engrasados y manchados con tintes.

Su revuelta comenzó en julio de , disparada por las noticias de que uno de ellos, Simoncino, había sido arrestado y torturado. Al enterarse del arresto de Simoncino, los trabajadores corrieron hasta la casa del gremio de la industria de la lana el Palazzo dell Arte para exigir la liberación de su compañero. Después, una vez liberado, ocuparon la casa del gremio, establecieron patrullas sobre el Ponte Vecchio y colgaron la insignia de los gremios menores arti minori de las ventanas de la sede del gremio.

En el Flandes marítimo, los artesanos también habían brindado su apoyo al levantamiento campesino en una lucha que duró desde hasta , en lo que Pirenne describe como un intento genuino de revolución social ibídem: Los campesinos tomaron las armas en Flandes en , en Francia en , en Inglaterra en , en Florencia, Gante y París en y fueran reemplazados por multas en dinero.

La primera semana de agosto formaron una milicia y crearon tres nuevos oficios, mientras se hacían preparativos para unas elecciones en las que, por primera vez, participarían miembros de los ciompi.

Las jerarquías sociales se pusieron patas arriba debido al efecto nivelador de la morbilidad generalizada. La familiaridad con la muerte también debilitó la disciplina social.

Como señala Christopher Dyer, la escasez de mano de obra causada por la epidemia modificó las relaciones de poder en beneficio de las clases bajas. En épocas en que la tierra era escasa, era posible controlar a los campesinos a través de la amenaza de la expulsión. Pero una vez que la población fue diezmada y había abundancia Así, mientras los cultivos se pudrían y el ganado caminaba sin rumbo por los campos, los campesinos y artesanos se adueñaron repentinamente de la situación.

Un síntoma de este nuevo rumbo fue el aumento de las huelgas de inquilinos, reforzadas por las amenazas de éxodo en masa a otras tierras o a la ciudad. Tal y como las crónicas feudales muestran de forma escueta, los campesinos se negaban a pagar negant solvere.

También declaraban que ya no seguirían las costumbres negant consuetudines y que ignorarían las órdenes de los señores de reparar sus casas, limpiar las acequias o atrapar a los siervos fugados ibídem: Hacia finales del siglo XIV la negativa a pagar la renta y brindar servicios se había convertido en un fenómeno colectivo. Aldeas enteras se organizaron conjuntamente para dejar de pagar las multas, los impuestos y el tallage, dejando de reconocer el intercambio de servicios y las cortes feudales, que eran los principales instrumentos del poder feudal.

En este contexto, la cantidad de renta y de servicios retenidos era menos importante que el hecho de que la relación de clase en la que se basaba el orden feudal fuese subvertida.

Así es como un escritor de comienzos del siglo XVI, cuyas palabras reflejan el punto de vista de la nobleza, describió sintéticamente la situación: La Peste Negra destruyó un tercio de la población de Europa. Se trató de un momento social y políticamente decisivo en la historia europea. En Florencia, en el año , se autorizó la importación de esclavos.

También en Francia, entre y , hubo un torbellino revolucionario Boissonnade, Las insurrecciones proletarias estallaron en Bezier, donde cuarenta tejedores y zapateros fueron ahorcados. En Montpellier, los trabajadores insurrectos proclamaron que para Navidad venderemos carne cristiana a seis peniques la libra. Estallaron revueltas en Carcassone, Orleans, Amiens, Tournai, Rouen y finalmente en París, donde en se estableció una democracia de los trabajadores Tras la Peste Negra cada país europeo comenzó a condenar la vagancia y a perseguir el vagabundeo, la mendicidad y el rechazo al trabajo.

En Francia se emitieron ordenanzas similares en el año recomendando a la gente que no diera comida ni hospedaje a mendigos y vagabundos de buena salud. Una ordenanza posterior estableció, en , que quienes permaneciesen ociosos, pasaran el tiempo en tabernas, jugando a los dados o mendigando, tenían que aceptar trabajo o afrontar las consecuencias; los infractores primerizos iban a prisión a pan y agua, mientras que los reincidentes eran puestos en el cepo y quienes infringían por tercera vez eran marcados a fuego en la frente.

En la legislación francesa apareció un nuevo elemento que se convirtió en parte de la lucha moderna contra los vagabundos: En Castilla una ordenanza introducida en permitía a los particulares arrestar a vagabundos y emplearlos durante un mes sin salario Geremek, El concepto de democracia de los trabajadores puede parecer absurdo cuando es aplicado a estas formas de gobierno.

Pero debemos considerar que en Estados Unidos, a menudo considerado

This entry was posted in Prostitutas en castellon. Bookmark the permalink.

0 Responses to Los ecologistas alemanes quieren que el estado pague prostitutas a los necesitados natalia ferrari p

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *