Tailandia prostitutas prostitutas numeros

tailandia prostitutas prostitutas numeros

No estamos permitiendo la prostitución en estos sitios de entretenimiento", aseguró el año pasado Pakkaratorn Teianchai, gobernador de Pattaya, la principal meca del sexo en el país. Dos chicas esperan a clientes en un bar de Soi Cowboy, una calle de Bangkok famosa por sus clubs de alterne.

Un gigante demasiado grande para desmantelarlo a base de redadas. La campaña 'Women's Journey' Un viaje para las mujeres , lanzada hace dos años, ofrece rutas y descuentos especiales a mujeres. La redada del Victoria Secret evidenció que policía y autoridades son clientes habituales.

El sector generó 6. Sin embargo, en la 'Walking street' de Pattaya los reclamos sexuales y los bailes sensuales se sentían muy presentes hace tan sólo unas semanas. Pero a la gente no le interesa. Sin embargo, aseguró que no cejaría en su empeño. En Titania Compañía Editorial, S. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación. Mujeres tailandesas esperan clientes en Soi Cowboy, una calle de Bangkok famosa por sus clubs de alterne. Bangkok Contacta al autor. Tiempo de lectura 5 min.

El Gobierno militar ha empezado a instaurar 'zonas felices' para turistas que los vecinos han recibido con escepticismo: De ciudad del pecado a destino familiar: Tailandia quiere limpiar Pattaya El Gobierno militar ha empezado a instaurar 'zonas felices' para turistas que los vecinos han recibido con escepticismo: La imposible pretensión de la junta militar Por Luis Garrido-Julve.

Desde hace unos días, en la prensa siamesa se habla sobre todo de Pattaya. La chispa que inició el fuego fue propagada, irónicamente, por los propios cuerpos de seguridad del país. El tipo con los pantalones por los tobillos y ella lista para la acción. Hicieron la foto, lanzaron la noticia en la prensa local y sacaron pecho.

No imaginaron que dicha gesta les dejaría tan en paños menores como al socorrido sajón. Por supuesto, aprovecharon para hacer la foto y decirle a los siameses que estaban luchando por perseguir la prostitución en tan señalado día.

Este tipo de reportajes no suelen causar revuelo alguno en Tailandia, pero en este caso a alguien le dio por traducirlo al tailandés y se hizo viral. Luego, los medios tailandeses se hicieron eco de ello y ya se armó la gorda.

También es cierto que los bares de señoritas y los neones calenturientos ya son rutina para mí y los veo como parte del paisanaje. También es una zona altamente divertida sin tener que pasar por caja o acabar en una habitación por horas si te gusta lo salvaje. Discotecas, bares, pinchitos de pollo y sobre todo alcohol, mucho alcohol. Porque el puritanismo tailandés, ese que prodigan los que mandan, siempre mira hacia otro lado incluso con evidencias tan sangrantes como la de Pattaya.

Para el Gobierno, es una ofensa decir eso. Porque cargó contra los periodistas tailandeses por dañar la imagen de su país y los trató de ingenuos por creerse lo que los medios extranjeros dicen. Que no falte la dosis de nacionalismo. Voy a ordenar a la policía acabar con todo esto. Yo no apruebo la prostitución. Fue el pasado miércoles. Nuevamente, hay que documentar bien la redada. Un policía infiltrado se armó con 2.

Cuando la joven cogió el dinero, los policías entraron. A los dos días, los agentes se dedicaron a rondar la zona y arrestaron a un puñado de prostitutas africanas y a unas cuantas tailandesas.

Esto es bastante habitual. El Ayuntamiento tuvo que limpiar la popular avenida de señoritas de saldo y esquina , pero cuando ya nadie se acordaba del artículo, las chicas volvieron como si nada.

Ayer los agentes y los militares visitaron el soi 6 de Pattaya y ya dijeron, sorprendentemente, que allí no se vendía carne. Y es que, en realidad, nunca nadie ha querido que algo cambiase realmente.

Foto promocional del bar Ruby 6, en el soi 6 de Pattaya. Allí donde ayer los agentes dijeron que todo estaba en regla y que no se ofrecía sexo. Si no se habla de ello, no existe. Aunque esté frente a sus narices. Y eso es lo que ocurre con la prostitución, que si se mira hacia otro lado parece que no exista. El coronel de la policía, Apichai Krobphet, ya dijo que los extranjeros visitaban Pattaya para disfrutar de su naturaleza.

Para él, aquello es desmesurado. Por supuesto, no parece que nadie en el Gobierno o en la Policía tenga real interés en acabar con la prostitución. Porque cuando hay mucho dinero en juego , poco importa la recta moral.

Se cierran un par de garitos, se arresta a alguna chica y todo sigue igual. Da mala imagen y choca con la idea recatada que gustan ofrecer del país. El podio de la discoteca Insomnia siempre se llena de mujeres con estrechos cinturones, digo pantalones, para deleitar al personal. El grueso de los reportajes que se hacen desde Occidente sobre Pattaya se centran siempre en lo mismo: A todos se les pone el sambenito de explotadores.

Se dan cifras de putas, vale, pero no suelen fijarse en ellas si no es para decir -casi siempre de manera errónea- que parecen menores de edad. Hablar de las chicas de Pattaya daría para un libro entero. Y frente al tópico muchas veces real de la prostituta engañada, en Pattaya abundan las que parecen ser felices con sus vidas.

Por supuesto, no todo es tan bonito como parece. La metanfetamina y las borracheras se convierten en tónica habitual y muchas chicas acaban en un círculo vicioso del que es difícil desengancharse. Y lo estrafalario se convierte en cotidiano.

Y que no todas las chicas que pueblan los bares son iguales, aunque haya unos patrones que se repitan en muchas de ellas y todas gasten los mismos tacones de infarto. Igual que entre sus clientes hay tipos íntegros y con fondo y también necios de maldad abrumadora. Ni siquiera ante la locura de muchos hombres conquistados por las chicas de los bares de Pattaya creo que haya que cargarle el muerto a las jóvenes. Pero, mientras todo siga igual en Tailandia, dudo que el panorama cambie.

Por mucho que diga el Gobierno. Decir que la prostitución en Tailandia es culpa de los occidentales, aunque muchos reportajes en nuestra lengua así lo dicen, es andar muy corto de miras. En la era de Ayuthaya, en pleno siglo XVII, la prostitución era legal y muchos de los burdeles los gestionaban los propios gobernantes. Cómo no, tuvieron que ser los estadounidenses y sus tropas.

Hasta la década de los 60, esa parte de la costa tailandesa era un pequeño pueblo pesquero , hasta que un grupo de soldados estadounidenses vio aquello como un lugar donde pasar sus vacaciones.

En una calle de Pattaya, destino sexual famoso en Tailandia, Roman Lashkin. Estos establecimientos deben obtener una licencia. Son consideradas personas oprimidas que apoyan a sus familias a través de su trabajo. Pueden ejercer la prostitución durante un tiempo y luego casarse sin tener que llevar ese estigma durante toda su vida. La explotación sexual de niños existe en Tailandia. La razón por la que los niños son explotados sexualmente incluye la alta proporción de población pobre en el país, sobre todo en las zonas fronterizas del norte de Tailandia donde hay una población étnica que no tienen la ciudadanía y no tienen acceso al servicio de salud o a la educación, por lo que sus oportunidades laborales son muy reducidas.

Utilizamos cookies para analizar tu navegacion. Tailandia es un país muy religioso. El actual Dalai Lama ha afirmado en repetidas ocasiones que las mujeres si pueden alcanzar la iluminación y en el tema espiritual es igual a los hombres, pero esta rama del budismo no es la que se practica en Tailandia y aquí tienen sus propias creencias.

Con la creencia en el karma y la purificación de los pecados de vidas anteriores se justifica que el sufrimiento de las prostitutas es el resultado de ese karma. Actualmente y generalmente las esposas aceptan la prostitución ya que ven la prostitución como un acto sexual vacío, y por ello prefieren permitir a sus maridos que tengan sexo con prostitutas antes de que busquen a otra mujer.

Muchas mujeres tailandesas también afirman que la existencia de la prostitución reduce la incidencia de violaciones. Ir a Indice de artículos. A cuatro paradas en tren aéreo desde el centro de Bangkok se extiende la avenida de Phra Khanong. Allí, pudientes clases medias tailandesas y muchos extranjeros copan restaurantes y cervecerías. Sin embargo, tras avanzar unos cuantos centenares de metros en la misma avenida, desaparecen los locales de moda y lo que destaca son unos pequeños tugurios con despampanantes neones rosas.

Siempre en neones rosas. Como el que sin tapujos asegura que las chicas del bar son todas vírgenes , con un símbolo de prohibición para las que no lo sean. Grupos de hombres tailandeses, la mayoría de mediana edad, comparten mesa y bebidas con chicas que se muestran cariñosas.

En estos locales, por tres euros el cliente puede tener a la chica en su mesa durante casi una hora. La cerveza cuesta dos euros El funcionamiento del local es simple. Y por unos tres euros pueden tenerlas en su mesa durante casi una hora. La cerveza cuesta dos euros y, en ese tiempo, el cliente puede hablar con la joven que elija, tocarla, mimarla o lo que ella se deje. Si él le pide que beba, ella ha de beber. Y en casi todo el país cuando no hay extranjeros cerca.

Cuando se habla de prostitución en Tailandia, no obstante, la imagen que suele aparecer en Occidente es la de turistas sexuales paseando con jovencitas. En las zonas de Nana o Soi Cowboy. En las playas de Phuket y Pattaya.

No se suele decir que la gran mayoría de los clientes no son turistas ni expatriados, sino hombres tailandeses. De cara a la galería, el estigma lo cargan los turistas. Y es normal si uno se da una vuelta por el mismo centro de Bangkok. En Asok, intersección central, cada noche puedes encontrar mercadillos que venden Viagra falsificada , consoladores rosas y pornografía, todo ello supuestamente prohibido en el país. Luego, se ponen en ropa interior y bailan en barras americanas.

Sin tapujos, a la vista de cualquiera. Porque si bien el hombre tailandés no quiere exponerse —muchos tienen mujeres esperando en casa—, al extranjero le da igual.

Pero la mayoría de los clientes son locales Esta imagen lleva décadas persiguiendo a Tailandia. La de los neones y los taconazos. Y también lo critican los propios tailandeses, para quienes el honor y las buenas formas, cuando menos, han de intentarse. Los gobiernos suelen acusar a los turistas de requerir prostitución, como si fuese un problema aislado. Allí todos los carteles relucientes que ven muestran a señoritas en paños menores y muchas habitaciones tapadas con cortinas. Donde los tailandeses, de forma discreta, pagan unos 50 euros por dos horas de sexo , con la excusa de la ducha y el masaje.

Y sin embargo, aunque la mayoría de consumidores de prostitución en Tailandia sean hombres tailandeses, el turismo sexual es enorme. Lo que ha disminuido es el porcentaje de visitantes que vienen en busca de calor bajo las luces rojas. El Gobierno militar de Tailandia ha dicho en numerosas ocasiones perseguir la prostitución.

Pero lo que el gobierno ha establecido ha sido un sistema que vigila a los trabajadores sexuales para evitar el maltrato y controlar la propagación de las enfermedades de transmisión sexual. Tailandia quiere limpiar Pattaya El Gobierno militar ha empezado a instaurar 'zonas tailandia prostitutas prostitutas numeros para turistas que los vecinos han recibido con escepticismo: Gracias a muy buen artículo. Hola, estoy en asia y voy a bkk a pasar la nochevieja. GD Star Rating loading

This entry was posted in Lenocinio concepto. Bookmark the permalink.

0 Responses to Tailandia prostitutas prostitutas numeros

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *